Según La Unión, los productores extremeños tienen la capacidad de sembrar en esta comunidad más de 20.000 hectáreas de algodón, por lo que la restricción en el pago de estas ayudas provoca pérdidas de alrededor de 20 millones de euros, además de suponer una alternativa de cultivo.

La Unión señala que esta medida "no sería discriminatoria con el resto de agricultores de otras regiones si se aplicase por igual a todos los cultivos", indica la formación en una nota de prensa.

Al respecto, se ha referido al cultivo del tomate, cuyo precio para industria en Extremadura está bajando en los últimos años (alrededor de los 8 euros la tonelada en los dos últimos años) debido a la "competencia" de las plantaciones de este cultivo en Andalucía, que ha pasado de las 4.000 hectáreas en el año 2014 a las 8.000 en la campaña pasada.

Así, explica que "cuando un productor de Andalucía planta tomates para industria, se lleva su parte correspondiente de ayuda asociada en la misma cuantía que un productor extremeño, en cambio si un agricultor extremeño siembra algodón, por lo regulado en la Orden del Ministerio que se ha publicado hoy, no tiene derecho a la parte asociada del cultivo".

El presupuesto para las ayudas asociadas al cultivo del algodón es de 60,84 millones de euros, que distribuido entre las hectáreas de cultivo en Andalucía se traduce en una ayuda de 1.030 euros por hectárea.

Por todo lo anterior, esta organización agraria exige al Ministerio de Agricultura "el mismo trato a todos los agricultores españoles", de tal forma que "o se reserva el derecho a las ayudas a los productores que plantaron un determinado cultivo en un periodo de referencia o se le concede la ayuda o todo productor que plante en la campaña actual, pero es inadmisible mantener privilegios a los agricultores de una determinada región en detrimento de agricultores de otras regiones".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.