La exdiputada de la CUP Mireia Boya ha declarado este miércoles ante el Tribunal Supremo que la declaración de independencia del 27 de octubre no fue "cosmética" sino que buscaba "su efectividad real", según han apuntado fuentes de la acusación particular de VOX. La declaración ha acabado a las 12.20, una hora y diez minutos después de empezar, y ni la Fiscalía ni las partes han pedido medidas cautelares. Boya ha contestado solo las preguntas de su defensa y del juez Llarena.

Pese a que no le han pedido ninguna medida cautelar, Boya ha dicho no sentirse totalmente satisfecha porque "todavía hay cuatro presos políticos en la cárcel" y se ha reafirmado en la declaración de independencia de octubre, de la que ha dicho que se vio truncada por "un golpe de Estado en forma de artículo 155 y por la imposición de otras elecciones, que hemos vuelto a ganar".

Por otro lado, ha reprochado al Gobierno que siga sin diálogar y ha lamentado que la Constitución sea "un muro, y ante los muros la gente se moviliza".

Boya ha llegado a la sede del Supremo pasadas las 10:30 horas, donde estaba citada a declarar por un supuesto delito de rebelión en el caso abierto en el alto tribunal en relación con el "procés" hacia la Declaración Unilateral de Independencia, y donde ha sido recibida por una delegación de diputados de ERC y un centenar de simpatizantes llegados de Barcelona y Lleida.

Boya ha llegado acompañada de la diputada de la CUP Natalia Sánchez, su abogado Carlos López y el secretario general de la Joventut Nacionalista de Catalunya (JNC), Sergi Miquel.

Los concentrados han recibido a Boya con gritos de "no estás sola" y "ni un paso atrás", y portando una urna en alusión al 1 de octubre y enseñas independentistas.

Entre la delegación de diputados  que ha arropado la llegada de Boya al Supremo ha estado el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá; las diputadas Ester Capella y Teresa Jordá y la portavoz en el Senado, Mirella Cortés.

También han acudido diputados del Parlament como Anna Caula y David Rodríguez, entre otros.

La concentración ha coincidido con varias decenas de afectados del Forum Afinsa.

Nueva tanda de comparecencias

La comparecencia como investigada de Mireia Boya este miércoles ante el Supremo abre una nueva tanda de comparecencias que incluyen a figuras como el expresident Artur Mas o Marta Rovira (ERC), para quienes el fiscal, en principio, no tiene previsto pedir medidas cautelares graves.

Mireia Boya ha comparecido ante el magistrado del caso abierto en el alto tribunal en relación con el "procés" hacia la Declaración Unilateral de Independencia, Pablo Llarena.

El juez ha citado para los próximos días a la ex portavoz de la CUP Anna Gabriel, además de al expresident Artur Mas, a la dirigente de ERC, Marta Rovira, a Marta Pascal (dirigente del PDeCat) y a Neus Lloveras (Asociación de Municipios para la Independencia).

Fuentes de la fiscalía han informado de que no hay intención en principio de pedir medidas cautelares de gravedad contra estas personas por no aparecer claros, en principio, los posibles motivos para ello: la reiteración delictiva o el riesgo de fuga.

Aún así, las mismas fuentes han explicado que todo dependerá de lo que manifieste cada uno de los comparecientes ante el juez Llarena.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.