Reunión de Pimeco con la APB
Reunión de Pimeco con la APB PIMECO

La Asociación del Pequeño y Mediano Comercio de Mallorca (Pimeco) ha planteado a la Autoridad Portuaria de Baleares un mayor control sobre el 'Top Manta', un escalonamiento en las escalas de cruceros en el puerto de Palma y consenso en la reforma del Paseo Marítimo de la capital balear.

Estas son las principales peticiones que ha realizado el presidente de Pimeco, Toni Fuster, durante la reunión que ha mantenido con el presidente de la APB, Joan Gual de Torrella, según informa la asociación en un comunicado

Al encuentro también ha asistido la vicepresidenta de Pimeco, Carolina Domingo, y el vocal de la junta, Agustín Linares.

Pimeco ha instado a la Autoridad Portuaria a que haga gestiones para planificar mejor las escalas de los grandes barcos y evitar coincidencias y momentos de saturación puntuales para la ciudad.

En este sentido, se trabajará conjuntamente con las navieras y turoperadores para pactar un calendario que reparta estas llegadas de forma proporcional. Para ello, está previsto celebrar una nueva reunión.

Por otro lado, desde Pimeco se ha trasladado a la Autoridad Portuaria la necesidad de mantener una mayor vigilancia sobre la venta ambulante ilegal que se instala en el Moll Vell cada primavera y verano, justo en el punto en el que desembarcan de los autobuses los cruceristas que realizan excursiones por Palma.

En este sentido, Fuster ha señalado que "esta es la primera imagen que se llevan muchos turistas de crucero al poner un pie en Palma y debemos eliminarla". Además, supone una competencia desleal al pequeño comercio, ha remarcado.

"Creemos que debería existir una mayor coordinación entre Policía Portuaria, Policía Nacional y Policía Local para evitar el 'top manta'", ha considerado al respecto.

REFORMA DEL PASEO MARÍTIMO DE PALMA

En cuanto a la reforma del Paseo Marítimo de Palma, Pimeco ha expresado su "preocupación" por el hecho de que este proyecto, y más en concreto, que la reducción de carriles de tráfico pueda afectar a la movilidad de los turistas en la capital balear y que "no exista una garantía de que la vía de cintura y el segundo cinturón puedan absorber el flujo de coches que pasan actualmente por esta zona cuando se realicen las obras".

Desde la Autoridad Portuaria se ha indicado que se ha encargado un plan de movilidad a una empresa externa para aclarar estas dudas.

Además, Fuster, también ha argumentado que el proyecto "debe garantizar zonas de estacionamiento suficientes en la zona ya que se eliminan 100 plazas". Desde Pimeco se han planteado diferentes alternativas, como la reordenación de aparcamientos en la zona del Moll Vell o también conectar el nuevo parking subterráneo que se construirá en el Paseo Marítimo con el del Parc de la Mar.