El Gobierno Vasco y las diputaciones forales se han comprometido a cerrar en los próximos meses un acuerdo sobre la nueva Ley de Aportaciones, una norma que lleva prorrogada desde 2012, con el fin de que el texto pueda ser remitido al Parlamento autonómico antes de fin de año.

La decisión ha sido dada a conocer este martes por el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, tras la reunión del Consejo Vasco de Finanzas Públicas (CVFP), en el que están representados el Ejecutivo autonómico, las diputaciones de Bizkaia, Gipuzkoa y Álava, y la Asociación de Municipios Vascos-Eudel.

En la reunión del CVFP se ha acordado aprobar, para el próximo 31 de mayo, un informe sobre las necesidades de financiación de los tres niveles institucionales de Euskadi (autonómico, foral y municipal).

El texto, cuya elaboración como paso previo a la reforma de la Ley de Aportaciones está regulado por la Ley Municipal de Euskadi, servirá como base para la elaboración de la norma que sustituirá a la actual Ley de Aportaciones, que lleva prorrogada desde 2012. Esta norma regula el reparto de los ingresos entre las instituciones de Euskadi, que se distribuyen entre el Gobierno Vasco (cerca del 70%) y las diputaciones forales (alrededor del 30%).

"UNA BUENA LEY"

Azpiazu ha subrayado, en referencia a la demora en la renovación de esta ley, que las instituciones de Euskadi preferían hacer "una buena ley" que aprobar una normativa "con rapidez", pero que pudiera resultar "insatisfactoria".

El CVFP también ha confirmado la recaudación de las haciendas vascas correspondiente a 2017, que tal y como ya se había dado a conocer, fue de 14.473,9 millones de euros, un 11,8% por ciento más que la del año pasado, lo que en términos absolutos supone un incremento de 1.523 millones de euros.

De estos ingresos extra, 729 millones de euros corresponden al Gobierno Vasco, que tal y como ya anunció antes de la reunión del Consejo de Finanzas de este martes, destinará esta suma a la reducción de deuda y aumento de activos financieros (434 millones de euros), medidas de colaboración financiera con los ayuntamientos (91 millones), el fondo de ajuste entre las diputaciones (diez millones), actuaciones en materia de educación, transportes y salud (150 millones) y la devolución de la última parte de la paga extra de los funcionarios correspondiente a 2012 (44 millones).

El CVFP también ha acordado las aportaciones de cada diputación al Gobierno autonómico correspondientes al año pasado. De acuerdo a la actual Ley de Aportaciones, Bizkaia aportará 4.981 millones de euros (un 50,66% el total que destinan los entes forales al Ejecutivo), Gipuzkoa aportará 3.234 millones (un 32,89%) y Álava, 1.617 millones (un 16,45%).

DATOS "POSITIVOS"

El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, ha destacado que los datos de recaudación del año pasado son "positivos", aunque ha recordado que la normativa estatal sobre estabilidad y contención del gasto establece que buena parte de los ingresos extra debe destinarse a la reducción del endeudamiento.

Por su parte, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, ha resalatado la importancia de haber logrado un acuerdo para la elaboración del informe sobre las necesidades de financiación de cada institución y sobre la reforma de la Ley de Aportaciones.

El diputado general de Álava, Ramiro González, ha coincidido en que el acuerdo para la renovación de la norma que regula el reparto de ingresos entre las administraciones de Euskadi es "un paso importante".

El presidente de Eudel, Imanol Landa, se ha felicitado por los acuerdos alcanzados en el CVFP, y ha subrayado que los datos sobre la recaudación de las haciendas forales evidencian que se está consolidando un escenario económico "positivo".

Consulta aquí más noticias de Álava.