Joan Ribó
Joan Ribó AYUNTAMIENTO DE VALENCIA

El alcalde de València, Joan Ribó, ha apostado por la dieta mediterránea como "alternativa" para hacer frente al "excesivo consumo" de carne que es "causa de numerosos problemas ecológicos, económicos y de salud".

Así lo ha indicado en su intervención en el acto de apertura de la jornada 'Alimentación sana y sostenible. Menos proteína animal y más vegetal', que se celebra en València y a la que han asistido las concejalas Isabel Lozano, María Angels Ramón-Llin, y el concejal Manuel Camarasa. Ribó ha abogado "por comer más verduras y por potenciar la agricultura y la alimentación de proximidad", según ha informado el consistorio en un comunicado.

"En estos momentos hay un claro exceso de consumo de carne frente al cual, en València, tenemos muy clara cuál es la apuesta: la dieta mediterránea que nosotros siempre hemos defendido", ha señalado, para añadir que es una apuesta "por comer más verduras, por potenciar la agricultura y la alimentación de proximidad.

"Por tanto, más dieta mediterránea, más consumo de verduras y un consumo de carne razonable, alrededor de 25 kilos por persona y año, la mitad aproximadamente de lo que ese consume en estos momentos en España. Eso es mucho más saludable", ha apuntado Ribó, quien cree que "hasta ahora nos hemos ocupado muy poco de los controles sobre los grandes temas de la alimentación, y tenemos que abordarlos en serio porque en definitiva nos jugamos la salud".

A su juicio, "las grandes enfermedades son debidas a problemas de la alimentación, de la contaminación ambiental, que hemos de resolver entre todos y hasta ahora nos hemos preocupado poco". En su intervención, el alcalde de València ha criticado el consumo excesivo de carne y la forma de producirla "que genera muchos problemas que nos obligan a una serena reflexión".

"Comer más carne no supone más salud, sino que el exceso nos puede llevar a lo contrario", ha manifestado, al tiempo que ha añadido que cuando "se apuesta por las grandes granjas se están creando una serie de problemas".

De igual modo, de ha referido seguidamente a la obesidad, el aumento del cáncer de colón, la hipertensión, "y quiero resaltar también el aumento de la resistencia a los antibióticos que muchas veces consumimos al comer determinados tipos de carne, provocando una resistencia que es causa de

25.000 muertes anuales en España".

Ribó se ha referido igualmente a los problemas medioambientales que genera la producción de carne y ha abogado por una "ecología de la alimentación" que ayude también a paliar el hambre en el mundo. "Evidentemente consumir carne no es el camino más efectivo para hacer frente al problema del hambre", ha dicho y ha añadido que el objetivo a plantearse para la población en general es "una reducción de la ingesta hasta situarla en unos niveles asimilables a los de una dieta mediterránea".

"Lo que elige una persona para comer o dejar de comer marca la diferencia en el camino hacia la sostenibilidad ecológica y social y hacia la mejora de nuestro estilo de vida", ha insistido.

CONSUMO "INSOSTENIBLE"

El eurodiputado Florent Marcellesi, que también ha intervenido en la apertura de esta jornada, ha afirmado que "hoy sabemos que nuestro sobreconsumo de carne y la forma de producirla es absolutamente insostenible, no es saludable ni nada respetuosa con los animales, con lo cual tenemos que pensar en otro sistema productivo de consumo que permita ser sostenible, tener una buena salud y además ser respetuosos con los animales".

Al igual que Joan Ribó, Marcellesi ha planteado reducir ese consumo actual de 50 kilos al año por persona a 25 kilos, y ha afirmado que existen alternativas para resolver el problema de sobreconsumo.

"Hay alternativas que pasan por aumentar las proteínas vegetales en nuestra dieta, por volver a una dieta mediterránea que además es buena para la salud y para el clima, y al mismo tiempo apostar por un consumo responsable y consciente y por una ganadería extensiva, ecológica y de pequeñas extensiones", ha apuntado.

A su juicio, "la producción low cost, conlleva maltrato, que el 15 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero se deban a la sobreproducción de carne, y es mala también para el empleo porque

destruye puestos de trabajo".

Consulta aquí más noticias de Valencia.