El pleno ha girado en torno a la situación en la Residencia Asistida.
El pleno ha girado en torno a la situación en la Residencia Asistida. EUROPA PRESS

Uno de los puntos del orden del día ha sido la propuesta al presidente de la Diputación de Almería, Gabriel Amat, del cese del diputado Ángel Escobar "por su nefasta gestión como máximo responsable de la Residencia Asistida", y que no ha salido adelante al ser rechazada por los votos en contra de los diputados del PP, que conforman la mayoría del pleno. Los diputados del PSOE e IU han votado a favor de la propuesta, mientras que el propio Escobar se ha abstenido de la votación.

El portavoz socialista, Juan Antonio Lorenzo, ha asegurado que "este punto no es algo personal y lo habríamos retirado si hubiésemos conocido el calado de las obras o las intenciones del equipo de gobierno en relación a la Residencia. Realmente estamos preocupados por el futuro de este servicio de la Diputación y, por eso, hemos solicitado la convocatoria de este pleno monográfico".

María Jesús Amate, portavoz de IU, ha declarado que, a pesar de "tener la seguridad de que se están tomando medidas, la problemática de la residencia, bajo mi punto de vista, es responsabilidad de todo el equipo de gobierno de la Diputación, incluido el diputado delegado, que es quien da la cara", explicando así su voto favorable a la propuesta de cese de Ángel Escobar.

Por su parte, el portavoz del PP, Javier Aureliano García, ha destacado que "esta residencia es una de las mejores de España porque tenemos a uno de los mejores diputados de Servicios Sociales. Un área que ha tenido un antes y un después con el paso de Ángel Escobar por ella, por lo que no vamos a avalar el cese del mejor diputado de Servicios Sociales que ha pasado por el área".

OBRAS EN LA RESIDENCIA ASISTIDA

La convocatoria de este pleno extraordinario por parte del PSOE ha estado motivada, además de por la petición del cese del diputado de Bienestar Social, Igualdad y Familia, Ángel Escobar, por la solicitud de información sobre las actuaciones que se van a llevar a cabo en la Residencia Asistida y por la revocación del acuerdo del equipo de gobierno para la denuncia del convenio de 47 plazas en este servicio.

El diputado Ángel Escobar ha recordado que "todo deriva de un informe de la Junta de Andalucía en el que se establecía la necesidad de tomar una serie de medidas correctoras en las instalaciones de la Unidad de Poniente porque se había detectado un riesgo para la salud en el agua caliente sanitaria". A partir de ese momento, el equipo de gobierno de la Diputación de Almería solicitó a la Junta la paralización de los ingresos en la Residencia Asistida para acometer las obras necesarias sin provocar molestias a los usuarios.

Escobar ha criticado la "deslealtad de la Junta de Andalucía, que nos prometió paralizar los ingresos y lo incumplió reiteradamente", lo que provocó que, el pasado mes de octubre, se denunciase el convenio existente entre ambas entidades para el concierto de 47 plazas en la Residencia Asistida.

El diputado ha asegurado que, a día de hoy, se ha alcanzado un acuerdo con la Junta para que "una vez acometidas las obras, nos volvamos a sentar a negociar esas plazas", por lo que los residentes han sido trasladados a la Unidad de Levante para que puedan comenzar los trabajos en la Unidad de Poniente.

Ángel Escobar ha explicado que su "único error ha sido ser demasiado transparente con este asunto". "Me he reunido numerosas veces con las distintas partes implicadas para transmitirles, minuto a minuto, el estado de la intervención", ha afirmado ante de agregar que "este pleno debería salir con este titular: cero traslados, cero riesgo y cien por cien en mantenimiento de empleo y en calidad de los servicios".

Desde la oposición, PSOE e IU, ya que el diputado de Ciudadanos, Roberto Baca, no ha asistido a la sesión plenaria, han asegurado que de momento no conocen el proyecto de obras en la Residencia Asistida y dudan de que, una vez realizados los trabajos de mejora se recuperen esas 47 plazas.

María Jesús Amate, de IU, ha recordado que "los antecedentes no nos hacen confiar, porque la Unidad de Levante sigue sin estar abierta después de que se cerrase para realizar obras en ella"; mientras que Juan Antonio Lorenzo, del PSOE, ha incidido en la necesidad de "conocer qué ha pasado con ese riesgo bacteriológico" por si "se ha puesto en peligro a usuarios y trabajadores", y ha pedido el "compromiso" de recuperar las plazas concertadas "porque tememos que esto suponga el cierre de la Residencia".

El vicepresidente de la Diputación Provincial y portavoz del PP, Javier Aureliano García, ha afirmado no entender "por qué solicitan un pleno para revocar la denuncia de las 47 plazas cuando lo hemos hecho a petición del propio viceconsejero de Salud, quien, en la última reunión mantenida, nos pidió que renunciásemos a ellas mientras se hacían las obras para que pudieran ser aprovechadas por otras personas que las necesiten en otras residencias de la provincia".

García ha remarcado el mensaje de tranquilidad para "residentes, familiares y trabajadores" que ha transmitido Ángel Escobar, asegurando que "no se traslada a nadie, no se despide a nadie, no se cierra la residencia. Ahora hay 47 plazas menos porque se tienen que realizar obras y, una vez terminadas, nos volveremos a sentar con la Junta para hablar de ellas".

El portavoz popular ha explicado que "lo más importante es realizar esas obras para que la Residencia Asistida siga siendo la mejor de la provincia y una de las mejores de Andalucía y de España, pero nosotros no queremos hacinar a los residentes para ello, queremos seguir ofreciendo un servicio de calidad que vamos a mejorar".

Así, García ha recordado que "cada año, aún siendo competencia autonómica, la Diputación de Almería destina más de ocho millones de euros a la Residencia Asistida, mientras que la Junta tan sólo aporta tres millones de euros".

Además, ha destacado que "tenemos 167 residentes, 117 asistidos y 50 gravemente afectados, y una ratio de trabajador/paciente muy superior a la que establece la Junta. Ahora, con 47 plazas menos y 120 usuarios, seguimos manteniendo la plantilla de 187 trabajadores, aunque la Junta establece que deberían ser 64".

El presidente de la Diputación de Almería, Gabriel Amat, ha calificado de "injusto e incorrecto" el debate suscitado en torno a la Residencia Asistida y ha declarado que "como siempre he dicho, mientras esté en la Diputación, la residencia no se va a cerrar. Seguirá ofreciendo un servicio de calidad, sea cual sea el esfuerzo que haya que hacer".

"No queríamos perder las plazas, sólo que se paralizaran los ingresos para poder realizar las obras necesarias y no poner en riesgo a nadie. Nos comprometimos, en la reunión mantenida con el viceconsejero de Servicios Sociales y el delegado de Salud, a que, al final de las obras, nos sentaríamos a negociar esas plazas. Si queremos ayudar y colaborar con la gente, todo tenemos que remar en la misma dirección", ha apuntado.

Consulta aquí más noticias de Almería.