Choon Soon-sil
Choon Soon-sil EFE

Un tribunal de Corea del Sur ha condenado a 20 años de cárcel a Choi Soon-sil, apodada la 'Rasputina', por su papel en la trama de corrupción que escandalizó al país asiático y costó el puesto a la expresidenta Park Geun-hye.

Choi, de 61 años y amiga íntima de Park, estaba acusada de 18 cargos, entre ellos abuso de poder, coacción y soborno, por los que la Fiscalía había solicitado una pena de 25 años.

La 'Rasputina' fue detenida en noviembre del año pasado al ser considerada la impulsora de una amplia trama de corrupción y tráfico de influencias, a través de la cual intervino en asuntos de Estados y extorsionó fondos a más de medio centenar de empresas para apropiarse de parte de ellos.

Las empresas entregaban donaciones a fundaciones controladas por la 'Rasputina' y de las que "obtenían pocos beneficios", según la sentencia del Tribunal del Distrito Central de Seúl, que ha concluido que dichas transacciones "fueron resultado de la coerción ejercida por la expresidenta a petición de Choi".

Entre las empresas extorsionadas se encontraban varios 'chaebol', los grandes conglomerados pertenecientes en su mayoría a clanes familiares como LG, Hyundai o el gigante Samsung, el mayor grupo empresarial del país.

El heredero y líder de esta corporación, Lee Jae-yong, había sido condenado a cinco años de cárcel en el marco del mismo caso, aunque la semana pasada un tribunal de apelación rebajó su pena a dos años y medio en suspensión, lo que le permitió abandonar la prisión.

En línea con la sentencia de hoy, los jueces consideraron que no había quedado probado que Samsung obtuviera favores gubernamentales dentro de la trama, aunque sí ratificaron la culpabilidad "de forma pasiva" de Lee por patrocinar el entrenamiento ecuestre de la hija de Choi, de 22 años, una exjinete de doma clásica.