El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, el sábado en un acto en Castellón.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, el sábado en un acto en Castellón. PSOE

La dirección del PSOE da marcha atrás y no hará obligatorias las primarias abiertas para elegir a los candidatos a gobiernos regionales. Tampoco lo serán para las Alcaldías de municipios de más de 50.000 habitantes. Y todo pese a que las resoluciones del Congreso Federal de junio de 2017 y el programa con el que Pedro Sánchez se presentó a las primarias a la Secretaría General prometían, precisamente, primarias abiertas para elegir a los cabezas de lista al Gobierno central, los Ejecutivos autonómicos, las Alcaldías y la eurocámara.

En concreto, en las resoluciones del Congreso Federal puede leerse: "Los candidatos y candidatas a la Presidencia de los Gobiernos de España y Autonómicos, así como a las Alcaldías y la cabeza de lista al Parlamento Europeo serán elegidos mediante Primarias abiertas a todos los militantes y simpatizantes (estos previa  inscripción), buscando la paridad en los cabezas de lista". Esa misma frase figuraba en el documento programático de la candidatura de Pedro Sánchez a la Secretaría General.

El reglamento que regirá la vida interna del PSOE a partir de ahora se aprobará definitivamente en el Comité Federal de este sábado, tras una última ronda de contactos que está manteniendo el secretario de Organización, José Luis Ábalos, con sus homólogos regionales. Pero el borrador del texto, sobre el que se esperan cambios mínimos, arroja una conclusión clara: las primarias abiertas solo serán obligatorias para elegir al candidato a la Moncloa, y únicamente cuando no haya ya en España un presidente socialista.

Así, si el PSOE no gobierna, se celebrarán primarias abiertas a simpatizantes, y para ser candidato en la competición interna será necesario recabar previamente el aval del 1% de la militancia –hasta ahora, esa cifra era del 5%–. Si hay un socialista al frente del Gobierno de España, solo tendrá que pasar por primarias abiertas en caso de que así lo solicite más del 50% del Comité Federal o del 30% de la militancia.

En el caso de los candidatos a gobiernos regionales, cuando haya socialista al frente únicamente tendrá que someterse a primarias si lo pide el 50% del Comité regional o el 40% de la militancia de su comunidad. En caso de que no haya un presidente socialista, se celebrarán primarias abiertas a petición de la Ejecutiva autonómica o por decisión de la Ejecutiva federal. En caso de desacuerdo, prevalece el criterio de la dirección de Pedro Sánchez.

Para las Alcaldías, se contemplan las primarias en las localidades de más de 50.000 militantes. Para elegir a un candidato que no sea alcalde en la actualidad, las primarias serán entre los militantes y se incluirá a los simpatizantes si lo pide la Ejecutiva autonómica o lo decide Ferraz, cuyo criterio prima también en este caso. Si ya hay un alcalde socialista, para obligarle a pasar por primarias tendrá que apoyar esa opción el 50% de la militancia.

Finalmente, no habrá primarias para elegir al cabeza de lista al Parlamento Europeo. En cuanto a los tiempos, Ferraz tiene previsto aprobar un calendario específico para cada territorio, en función de lo que estos consideren que se adecúa más a sus intereses electorales. "Haremos un calendario particular para cada territorio, de acuerdo con ellos, para aceptar particularidades", dijo Ábalos este lunes. El número tres del partido señaló que algunos candidatos se podrían elegir antes de este verano, y otros, después.