Los sindicatos representados en el comité de huelga de los trabajadores de la justicia gallega que, desde el pasado miércoles, vive un paro indefinido, informarán a las asambleas en los próximos días sobre la situación después del último desencuentro con los negociadores de la Xunta en la reunión que tuvo lugar en Santiago este lunes.

Fuentes sindicales consultadas por Europa Press han explicado que las asambleas se reunirán entre este martes y el miércoles, en función de la localidad y teniendo en cuenta los festivos que conlleva el Carnaval.

Además, el miércoles está previsto que, delante de los juzgados, se organicen desayunos 'solidarios' en los que informen de sus demandas a los compañeros del sector (abogados y procuradores, por ejemplo), pero también aspiran a que sus reivindicaciones puedan llegar a los ciudadanos, principales afectados por la huelga.

Ya el jueves, aunque todavía están pendientes de recibir la autorización en alguna localidad, pretenden realizar manifestaciones en las siete grandes ciudades gallegas.

Todo ello, a la espera de que la Xunta vuelva a convocarlos para seguir negociando.

CHOQUE DE PROPUESTAS

Este lunes se ha concretado un nuevo fracaso de la negociación entre ambas partes, toda vez que los sindicatos han rechazado por "ridícula" la nueva oferta de la Xunta, que propuso como planteamiento definitivo un nuevo incremento adicional en el complemento autonómico de entre 816 y 1.080 euros anuales, según la categoría (una mejora de en torno a un 20 por ciento con respecto a la anterior oferta).

El Gobierno gallego también ratifica la extensión al colectivo del cobro del 'IPC gallego' e incide en que la subida salarial sobre el total de los emolumentos será significativa para los trabajadores judiciales, ya que se beneficiarán de los aumentos que se aplicarán a todos los empleados públicos, que, según el Gobierno central, podrían ser de hasta el 8 por ciento en los próximos tres años.

Los sindicatos han presentado una contraoferta, que rebaja sus pretensiones iniciales en torno a un 18 por ciento, con una subida de 225 euros al mes que, según la Xunta, se traduciría en 2.700 euros al año. Con esta cifra, sus emolumentos se verían incrementados, afirma la Administración, en un 13,3 por ciento.

SOLO POR DEBAJO DE EUSKADI

El Gobierno gallego, quien defiende que la oferta presentada este lunes es la última, mantiene que la propuesta sindical es "inasumible". De hecho, según los cálculos de la Xunta, el incremento del complemento autonómico que piden los sindicatos los dejaría muy por encima de la media de autonomías.

En concreto, en la tabla con la que trabaja la Xunta (que incluye Ceuta y Melilla y desagrega las cinco autonomías que son 'territorio del Ministerio') los cuerpos de gestión quedarían solo por debajo de País Vasco y Navarra en esta tabla salarial; y en los cuerpos de tramitación y auxilio, solo por debajo de Euskadi.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.