El vicepresidente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Axarquía, Juan Peñas, ha informado de la situación económica financiera de la empresa Axaragua, dependiente de la institución supramunicipal, y las medidas en las que llevan trabajando desde 2015 para mantener la empresa bajo un modelo de gestión público, y ha incidido en que "la regularización de las tarifas no tiene que llegar a los vecinos porque los ayuntamientos ya se las han subido".

En este sentido, ha aclarado que la regularización de las tarifas tanto de agua en alta como de depuración "es una exigencia legal" que queda recogida tanto en las ordenanzas como en un informe elaborado por el secretario. Sobre su aplicación, ha recordado que Axaragua vende el agua en alta a los ayuntamientos y éstos son quienes lo repercuten en los recibos de forma directa o a través de concesionarias.

Así, ha hecho un llamamiento a los ayuntamientos afectados y les ha dicho que "esta regularización no tiene que llegar a los vecinos, porque en algunos municipios ya se ha subido con anterioridad con creces", ha manifestado Peñas quien ha informado de que la tasa del agua en alta no se modifica -actualización del IPC- desde 2008.

Sin embargo, ha continuado, "por citar un ejemplo, el Ayuntamiento de Vélez-Málaga se la subió a Aqualia en febrero de 2009 y en abril del 2016 un diez por ciento". Por ello, ha afirmado que "no se entendería ningún concepto que se subieran los precios de agua en baja ya que están cobrando ese diez por ciento desde 2008 sin que Axaragua se lo hubiese incrementado a ellos. Al contrario, se lo tendrían que haber bajado a los vecinos".

La propuesta con la que hasta ahora se ha estado trabajando,

siguiendo los informes y recomendaciones de los técnicos municipales, es actualizar el 5,89, "lo que sigue estando muy por debajo".

"Esta cantidad es el resultado de la instauración de un fijo para cubrir gastos mínimos de servicio y la disminución del variable que pasaría de 0,1911 a 0,1748 céntimos", ha explicado Peñas, que ha considerado que será necesario negociar el gasto de cobranza del siete por ciento de las empresas recaudadoras, "muy por encima del que se aplican en otras mancomunidades o ayuntamientos".

En relación con la tasa de depuración aprobada en 2011, Peñas ha recordado que ésta es de 0,3197 metros cúbicos, "siendo deficitaria desde el inicio".

"Hemos diseñado una nueva tasa basada en un modelo binómico con un término fijo de 2,10 céntimos y uno variable que depende del consumo", ha dicho, afirmado que "esto se ha hecho para que todos los usuarios conectados al servicio independientemente del consumo, tal y como prevé la legislación, contribuyan al sostenimiento del servicio en función del calibre del contador instalado".

Asimismo, ha explicado también que el término variable se diseña por bloques y discriminando entre usuarios domésticos y no doméstico tal y como prevé la Directiva Marco del Agua, ha indicado el vicepresidente de la Mancomunidad.

"Aquellos vocales que han dicho que van a votar públicamente en contra, se van a saltar esta advertencia de legalidad, y van a defender que todas la segundas viviendas no paguen", ha advertido.

Con esta modificación, la subida del agua en alta para el 97 por ciento de los usuarios que consumen un calibre de entre diez y 15 milímetros cúbicos al mes es de 0,03 euros para los primeros y 0,09 euros para los segundos, por lo que la actualización sería de un 0,16 y un 0,3 por ciento respectivamente.

"Una cantidad que en ninguno de los dos tramos en los que más se concentra la población no llega al céntimo", ha resaltado. Para aquellos que consuman 20 milímetros cúbicos mes será de 57 céntimos, lo que representa 1,39 por ciento. El incremento de recaudación, alrededor del 50 por ciento, se alcanza con el establecimiento de una tarifa fija de 2,10 céntimos en concepto de depuración para las viviendas vacías como exige la Ley", ha señalado.

Por otro lado, para aquellos que consumen 2,5 sería de 1.55 (16,77 por ciento); para los de cinco milímetros cúbicos, 0,8 céntimos (6.56 por ciento) y para los demás de 30, de calibre 1,53 céntimos (2,08 por ciento).

Además de esta modificación tributaria se propone modificar la redacción de la ordenanza reguladora de la tasa de depuración e impulsión de aguas residuales para así eliminar explícitamente el siete por ciento de gestión de cobro que perciben las entidades gestoras del abastecimiento de cada municipio y adoptar periodos de facturación y cobro.

"La situación en la que se encuentra Axaragua, no aguanta más,

posiblemente sea lo que quieran algunas personas, para sus intereses políticos y personales, les da igual que se esté cometiendo una ilegalidad, como ocurre con las tasas de depuración", ha lamentado Peñas, que ha apelado "a la responsabilidad de los vocales".

DEFENSA DE LO PÚBLICO

Por otro lado, el vicepresidente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Axarquía ha abogado por el mantenimiento de Axaragua como empresa pública para que "los axárquicos no pierdan el control directo del agua que consumen".

En este sentido, ha recordado que se han mantenido reuniones con los responsables de Acosol, empresa que gestiona el agua en alta de la Mancomunidad de la Costa del Sol Occidental "pero eso supondría una absorción con lo que estaríamos expuestos a lo que quisieran los ayuntamientos de la otra costa".

"Y lo que temo es que después de este revuelo lo que quieran es una privatización. No se puede permitir que políticos como Francisco Delgado Bonilla que fue alcalde de Vélez y consejero delegado de Axaragua en el anterior mandato teja una estrategia para confundir a los vecinos y vecinas de la Axarquía mintiéndoles, omitiendo la realidad y tratando de crear alarma social", ha lamentado Peñas, que al respecto de "esa posible privatización" ha recordado que existe un informe del secretario.

Consulta aquí más noticias de Málaga.