El Papa denuncia que la humanidad no tiene sitio para Dios por puro egoísmo

  • Benedicto XVI cree que la humanidad espera a Dios, pero luego no le acoge porque está muy centrada en sí misma.
  • Lo dijo durante la tradicional Misa del Gallo en Roma.
  • También lamentó el estado en el que se encuentra el planeta.
El Papa, durante la Misa del Gallo en Roma (REUTERS)
El Papa, durante la Misa del Gallo en Roma (REUTERS)
REUTERS

El Papa denunció hoy que la humanidad espera a Dios, pero que está "tan ocupada consigo misma que necesita todo el espacio" y que por ello "cuando llega el momento no tiene sitio para Dios, que entra en el mundo, pero no se le escucha y no se le acoge".

Benedicto XVI hizo esta manifestación en la homilía de la tradicional Misa del Gallo, en la que también lamentó el estado en el que se encuentra el planeta, "debido -afirmó- al abuso de las fuentes de energía y de su explotación egoísta y sin ningún reparo".

En una basílica de San Pedro abarrotada de fieles, en una noche fría y con una imagen del Niño Jesús a su lado, el Papa Ratzinger recordó en esta madrugada el nacimiento de Jesús, cómo María le envolvió en pañales y cómo le acostó en un pesebre, "porque no tenían sitio en la posada donde pretendían alojarse".

La humanidad espera a Dios. Pero cuando llega el momento, no tiene sitio para él
"La humanidad espera a Dios. Pero cuando llega el momento, no tiene sitio para él. Está tan ocupada consigo misma de forma tan exigente que necesita todo el espacio y todo el tiempo para sus cosas y ya no queda nada para el otro, para el prójimo, para el pobre, para Dios", se lamentó el pontífice.

Benedicto XVI agregó que "cuanto más se enriquecen los hombres, tanto más llenan todo de sí mismos y menos puede entrar el otro" y denunció que "Aquel por el que el mundo fue hecho entró en el mundo, pero no se le escucha, no se le acoge".

En esa línea, el obispo de Roma se preguntó si los hombres tienen tiempo para el prójimo "que tiene necesidad de nuestras palabras, de nuestro afecto".

"¿Tenemos tiempo para el que sufre y necesita ayuda?. ¿Tenemos tiempo para el prófugo o el refugiado que busca asilo?, ¿Tenemos tiempo y espacio para Dios?, ¿Puede entrar en nuestras vidas?. ¿Encuentra un lugar en nosotros o tenemos ocupado todo nuestro pensamiento?", se preguntó.

Benedicto XVI respondió que el Mensaje de Navidad nos hace reconocer la oscuridad de un mundo cerrado, nos muestra la realidad diaria, pero que también nos dice que Dios "no se deja encerrar fuera y encuentra un espacio, entrando por el establo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento