José Luis Ábalos, Pedro Sánchez y Cristina Narbona, secretario de Organización, secretario general y presidenta del PSOE, respectivamente.
José Luis Ábalos, Pedro Sánchez y Cristina Narbona, secretario de Organización, secretario general y presidenta del PSOE, respectivamente. EFE

La dirección del PSOE tiene prácticamente listo el nuevo reglamento que regulará la vida interna del partido y los futuros procesos de primarias. José Luis Ábalos, secretario de Organización, desgranó el lunes algunas novedades, como las consultas vinculantes a la militancia para decidir pactos postelectorales y el voto en la investidura, en caso de que implique permitir que gobierne otro partido. El texto da más poder de la Ejecutiva y a la militancia en detrimento de los barones.

El lunes por la tarde, Ferraz mantuvo reuniones con los secretarios de organización de las federaciones. A primera hora del sábado, la Ejecutiva aprobará el documento final, y el Comité Federal, que se reunirá en Aranjuez (Madrid) horas después, le dará luz verde definitiva. En palabras de Ábalos, el reglamento hará del PSOE un instrumento "más moderno", "más sensible con las exigencias democráticas" y "más abierto a la sociedad", y dará un papel protagonista a la militancia.

La cita del sábado se prevé tranquila, porque no ha habido críticas en público a la normativa y porque los miembros del sector de Sánchez son mayoría en el comité. A la reunión no acudirán tres presidentes socialistas: la andaluza Susana Díaz, el valenciano Ximo Puig y el asturiano Javier Fernández. Díaz ha dicho que ni siquiera ha leído el nuevo reglamento, y Puig, que no tiene "ninguna discrepancia" con la Ejecutiva, pero que no estará en el Comité porque tiene una reunión con rectores de universidades. También se ha escudado en su agenda institucional la presidenta balear, Francina Armengol, afín al secretario general.

Estas son las principales novedades:

Consultas a la militancia: será obligatorio consultar a los militantes si el PSOE quiere formar parte de una alianza o acuerdo postelectoral. Los afiliados también decidirán el voto en las sesiones de investidura que puedan suponer facilitar que gobierne otro partido diferente al PSOE. Con este reglamento, hubieran sido las bases las que hubieran decidido el voto en la sesión de investidura que, en octubre de 2016, otorgó el Gobierno a Mariano Rajoy gracias a la abstención del PSOE. Además, las ejecutivas del partido podrán convocar consultas sobre las cuestiones que consideren. Las propias bases de la consulta establecerán si se abren a los simpatizantes.

Cese del secretario general: hasta ahora, el secretario general era cesado por la dimisión de más de la mitad de la Ejecutiva o por el voto mayoritario del Comité Federal. Ahora, el proceso revocatorio comienza en el Comité Federal, donde quienes quieran derrocarlo tendrán que ganar la votación de una moción de censura. Después, la militancia tendrá que aprobar el cese de forma mayoritaria. Si la militancia vota a favor de la permanencia del secretario general, este mantendrá su cargo.

Primarias: las primarias a la Presidencia del Gobierno serán abiertas a los simpatizantes. En el caso de las primarias a Presidencias autonómicas y de candidatos a las Alcaldías de localidades de más de 50.000 habitantes, serán abiertas si así lo solicita la dirección autonómica correspondiente o lo impone Ferraz. Se pueden presentar independientes como cabeza de lista. En caso de que haya más de dos candidatos, se celebrarán a doble vuelta. En caso de que el PSOE ocupe el gobierno central, autonómico o local, solo habrá primarias si lo solicitan el 30%, 40% o 50% de militantes, respectivamente, o la mayoría del comité regional.

Avales: se rebaja el número de avales necesario para presentarse a las primarias. A nivel nacional será necesario la firma de solo el 1% de los afiliados, a nivel autonómico será el 2%, a nivel provincial el 3%, a nivel comarcal el 4% y a nivel municipal será el 5%. En ningún caso el número de avales presentados podrá superar el doble del mínimo exigido. Hasta ahora se exigía el 5% a nivel federal, el 10% a nivel autonómico y el 20% a nivel local y provincial.

Debates: en la campaña de primarias habrá al menos un debate obligatorio.

Suspensión del cargo orgánico: los cargos del partido que decidan presentarse a las primarias suspenderán en sus funciones hasta que termine el proceso. En el caso de Pedro Sánchez, en principio, sería la vicesecretaria general, Adriana Lastra, quien asumiría las riendas del partido temporalmente.

Comités: la militancia elegirá con su voto a un tercio de los miembros de los comités, tanto del Comité Federal -máximo órgano entre congresos federales- como de los comités de ámbito regional.

Comisiones gestoras: su vigencia se limita a 90 días, y no podrán modificar el centro electoral. Hasta ahora no estaban reguladas estas cuestiones.

Limitación de mandatos: los cargos orgánicos se limitan a tres mandatos consecutivos, salvo que gobiernen. Para considerar que se ha cumplido un mandato, se ha de agotar al menos dos tercios de su duración inicialmente prevista. La Ejecutiva puede acordar salvedades en casos excepcionales.

Iniciativa política de la militancia: el 20% de los militantes podrán proponer temas que se debatirán obligatoriamente en los órganos del partido.

Redes sociales: se aprueba un código de buenas prácticas para guiar a la militancia.