Del mismo modo, el secretario general del PSOE local, Julio Millán, ha pedido que cualquier cambio pase por un respeto a la imagen de la plaza que no entre en colisión con la normativa en vigor.

"No es un triunfo de nadie y lo es de todos", ha dicho Millán y ha añadido en un comunicado que "lo que ha ocurrido es un aviso de que la mejor forma de tomar decisiones que afectan en muy gran medida a la ciudad es a través de la participación, afinando mucho cualquier cambio, respetando la normativa de aplicación y no de espaldas a la sociedad".

"Este proyecto planteaba un cambio tan radical de la estética de la plaza que la hacía irreconocible, cuando es una seña de identidad imprescindible para la gente de esta ciudad", ha señalado y ha apuntado que el proyecto "nacía huérfano del cariño y de las aportaciones de los jiennenses, que no lo han sentido como propio porque no se les ha consultado".

Julio Millán ha lamentado que al alcalde "le cueste tanto entender que la participación es la base para que la gente haga suyos los cambios en Jaén" y ha subrayado que la retirada del proyecto ha sido "a regañadientes", "cuando los informes en contra y la presión social que hay fuera son tan evidentes que lo que debía imponerse a la hora de tomar esta decisión es la humildad de admitir que uno se ha equivocado y que un gatillazo político lo tiene cualquiera".

Millán ha rechazado de plano cualquier excusa de las que el alcalde ha dado para justificar la reforma. "Muy peregrino el argumento de que la plaza es franquista, porque viene de un alcalde que no ha respetado la Ley de Memoria Histórica como tampoco lo hizo su antecesor en el cargo", en alusión directa al actual secretario de Estado, José Enrique Fernández de Moya.

El dirigente socialista ha propuesto al alcalde que los 200.000 euros que el Ayuntamiento iba a destinar a esta actuación se dediquen a cualquiera de las muchas obras pendientes en el casco antiguo y que

consulte a los colectivos vecinales la idoneidad de su destino.

Consulta aquí más noticias de Jaén.