Isabel López de la Torre, denunciando maltrato judicial
Isabel López de la Torre, víctima de violencia de género denunciando el maltrato judicial. JORGE PARÍS

Acuden a denunciar la violencia de sus parejas y se dan de bruces con el maltrato judicial. Han visto a jueces y juezas poner en tela de juicio su credibilidad, con afirmaciones como la de esta magistrada: "Las denuncias falsas existen y yo tengo un primo al que su mujer le ha puesto una denuncia falsa y yo y toda la familia lo estamos pasando fatal". Les han exigido que concreten los hechos delictivos que denuncian como si fueran letradas en lugar de víctimas: "Por favor, señora, al grano. Céntrese en el delito". O, directamente, han sentido que se les faltaba al respeto: "¿Señora ahora tiene usted prisa con todo lo que ha aguantado?".

Muchas mujeres víctimas de violencia de género en España han pasado por estas situaciones y ahora una coalición de las principales asociaciones de mujeres de toda España se ha propuesto elevar sus quejas formalmente, una por una, ante el Consejo General del Poder Judicial. El objetivo que persiguen es erradicar "las actitudes arrogantes y autoritarias", "las faltas de respeto y consideración" y "la nula empatía" que sufren las víctimas que denuncian violencia de género en determinados juzgados.

La queja que inaugura esta campaña la ha interpuesto este lunes Isabel López de La Torre por el trato recibido en el juzgado número 1 de Violencia sobre la Mujer de Arganda del Rey (Madrid). López de La Torre, apoyada por un grupo de representantes de asociaciones, ha subrayado durante la presentación de la misma que ha decidido denunciar su caso ante "el grave padecimiento que sufrimos las mujeres que pasamos del maltrato en casa al maltrato judicial".

En su caso, ha explicado cómo llegó al juzgado a denunciar golpes y amenazas "destrozada, rota, con marcas de estrangulamiento" y salió "imputada y con una orden de alejamiento" que le impedía ver a su hija de 18 meses porque su expareja puso una denuncia cruzada por arañazos.

Solo finalizado el proceso judicial, por el que ella ha salido absuelta y su exmarido fue finalmente condenado a 2 años y nueve meses de prisión, opta por denunciar el trato inadecuado y la falta de respeto padecidos durante el proceso judicial.

López de la Torre tuvo que escuchar a la titular del juzgado referirse a la existencia de denuncias falsas. "Yo no digo que el caso de Isabel sea una denuncia falsa, pero las denuncias falsas existen y yo tengo un primo al que su mujer le ha puesto una denuncia falsa y yo y toda la familia lo estamos pasando fatal", frase que incluye ahora la mujer en su queja por maltrato judicial al CGPJ, de 30 folios y con 60 anexos.

"Confieso que siento miedo" ha dicho respecto al hecho de sacar a la luz el acoso padecido en sede judicial, y ha asegurado que no le conduce ningún "ánimo de venganza", sino el "deber de ayudar a la administración a conocer que hay mujeres que pueden sentir más miedo a denunciar que al maltratador".

Ante esta acusación, la jueza aludida respondió este lunes que ha pedido amparo al CGPJ por lo que considera que es "un ataque a su independencia", según una nota remitida por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Además, ha asegurado que todas sus actuaciones judiciales han sido confirmadas por la Audiencia Provincial y que ha seguido "un escrupuloso respeto a la legislación vigente tratando de buscar la máxima objetividad e imparcialidad ante las posturas enfrentadas de las partes".

A esta primera queja contra la titular del juzgado número 1 de Arganda del Rey se suma una segunda contra el juez titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 y de Violencia sobre la Mujer de Sagunto (Valencia) porque desde hace tiempo, mujeres que han sido parte en procedimientos de violencia de género y de derecho de familia, han manifestado "su malestar por el trato que les ha dispensado su titular".

Las quejas más frecuentes y coincidentes, según han relatado las organizaciones feministas que promueven la campaña, son las "actitudes arrogantes y autoritarias", "faltas de respeto" y "nula empatía". Solicitan al CGPJ que se proceda a advertir a este juez sobre la necesidad de modificar esas actitudes "apercibiéndole de sanción y obligándole a participar en cursos de formación específica en cuestiones relativas a igualdad y no discriminación por razón de sexo y sobre violencia de género".

Vigilancia de los juzgados

Entre las asociaciones que han iniciado la campaña para denunciar abusos de los operativos judiciales figuran la Asociación de Mujeres Juristas Themis, la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, la Fundación Mujeres o la Federación de Mujeres Progresistas, entre otras.

"Cualquier mujer puede denunciar estos casos de abusos judiciales, pero es preferible que no lo hagan antes de que culminen sus propios procesos judiciales, o de lo contrario podrían acabar imputadas", ha advertido Marisa Soleto, de Fundación Mujeres, que ha recomendado que busquen asesoramiento en las asociaciones de mujeres sobre el proceso de elevar sus quejas por maltrato judicial.

Entre los hechos más frecuentemente denunciados de revictimización judicial en violencia de género que llegan "por decenas" a las asociaciones destacan: la inacción de algunos abogados, la obcecación de los titulares de algunos juzgados de ceñirse a la última agresión y no contemplar los malos tratos habituales, la proliferación de la contradenuncia como estrategia de los agresores machistas, o los prejuicios que restan validez al relato y credibilidad de las víctimas de violencia de género.

Las portavoces de las asociaciones han reclamado la "reparación del daño" a las víctimas que sufran las consecuencias de una mala respuesta judicial, que el Consejo General del Poder Judicial vigile a los juzgados que deniegan en mayor número las órdenes de protección en casos de violencia de género, pues algunos deniegan el 75% de las solicitudes, una tasa muy por encima de la media, según han denunciado, y que se implante de forma definitiva una evaluación de la calidad de la tutela efectiva de las víctimas y del trato que reciben de parte de jueces y fiscales.

En relación con la campaña para elevar quejas al CGPJ por "maltrato en sede judicial", la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género y vocal de la Comisión Disciplinaria del CGPJ, Ángeles Carmona, declinó valorar casos concretos, recordó que todas las decisiones judiciales son susceptibles de recurso ante instancias superiores y reiteró que el Observatorio y el CGPJ "han apostado y seguirán apostando por potenciar la formación y especialización de jueces y juezas en materia de violencia contra la mujer".