Las diferentes investigaciones de estos agentes de la Guardia Civil incluidas en la 'Operación Guacamole', tras intensificar la vigilancia de explotaciones agrícolas y mantener diversas entrevistas entre el personal relacionado con el sector, así como con el estudio detallado de diferente tipo de documentación, lograron iniciar diligencias a dos jóvenes de 29 años y vecinos de Los Llanos de Aridane, por delitos continuados de hurto a lo largo de 2017 y 2018 en el suroeste de la isla, esclareciendo de este modo siete delitos contra el patrimonio.

En uno de estos servicios, la primera persona investigada realizó venta de aguacates con un peso de 2.100 kilos y un valor de 5.620 euros.

Además, la segunda persona, habría realizado otra operación de venta de aguacates por un peso de 500 kilos y un valor aproximado de 1.200 euros.

Los aguacates fueron vendidos en diferentes almacenes de la zona de Los Llanos de Aridane especializados en esta fruta.

El 'modus operandi' resultó ser siempre el mismo y los investigados se hacían pasar por propietarios de diferentes fincas dedicadas al cultivo del aguacate, comprobándose posteriormente que carecían de finca alguna y no conseguían demostrar la procedencia lícita de los aguacates.

La Guardia Civil ya ha puesto en conocimiento de la administración competente la compra fraudulenta.

OTRO ROBO EN LOS LLANOS DE ARIDANE

Asimismo, el pasado seis de febrero se procedió a investigar a otro joven de 21 años que fue sorprendido cuando se encontraba en una finca de Los Llanos de Aridane recolectando y dejando amontonados los aguacates con la intención de posteriormente cargarlos en su coche, abandonando el lugar apresuradamente en cuanto tuvo conocimiento de la presencia de los agentes de la Guardia Civil.

Por ello, más tarde fue identificado e investigado por un supuesto delito de hurto de aguacates en grado de tentativa.

Las diligencias instruidas, han sido remitidas al Juzgado deInstrucción de Guardia de Los Llanos de Aridane