Tecnología
Una mujer tumbada con su ordenador junto a la televisión. GTRES

Las telecomunicaciones se han convertido en el pan nuestro de cada día. Internet, redes sociales, móviles, ordenadores, wifi, televisión, teléfono, skype, comercio electrónico, 4G, 5G... son algunos de los términos que definen los muchos de los usos que hacemos de los servicios que nos proporciona este sector. Empresas, consumidores, políticos, gobernantes... el mundo está conectado como nunca gracias al avance de las tecnologías.

Un par de datos para dar cuenta del alcance que tiene la industria en los hogares de los españoles. En 2017 un 78% de las casas contaba con al menos un ordenador. Este dato ha crecido un 10% en la última década y un 35% desde 2003, según el Instituto Nacional de Estadística. En cuanto a móviles, todos disponen de algún terminal, frente al 77,6% de los hogares que cuentan con teléfono fijo. Además, el 84% de los españoles hicieron uso de internet en los últimos tres meses de 2017, frente al 80% y 64,2% de 2016 y 2010. El correo electrónico, la mensajería instantánea (WhatsApp), las redes sociales y la lectura de información es para lo que principalmente se navega. Con estas referencias, es lógico pensar que la demanda de servicios es cada vez más alta.

El último estudio de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) desvela que el gasto de quienes contratan un paquete quíntuple, que es el más solicitado por los consumidores y que incluye telefonía y banda ancha tanto para móvil como para fijo y televisión de pago, se elevó en el segundo trimestre de 2017 a 96,6 euros al mes, un 15% más que el año anterior. Esta cuota incluye el precio de dicho paquete y los importes de servicios no incluidos en el mismo como pueden ser líneas móviles de pospago o el consumo en exceso de las tarifas plana. El precio medio de esta oferta fue de 79,1 euros en 2017. Las líneas móviles de pospago han pasado de 1,7 a 2,4 millones.

El cuádruple también experimentó un repunte del gasto, un 4%, hasta alcanzar los 67,8 euros al mes en el segundo trimestre de 2017. En este caso el precio medio de los servicios contratados fue de 54,2 euros.

No obstante, el quíntuple sigue siendo el más demandado por los consumidores. El año pasado se sobrepasó la cifra histórica de 5 millones de paquetes —después de sumar 700.000 altas netas— que supone un crecimiento del 16% frente al mismo periodo de 2016 y del 85% sobre 2015.

El cuádruple se mantiene ligeramente por encima de los 6 millones en los dos, tres últimos años. "Agrupar los servicios de telecomunicaciones en un único operador se consolida como tendencia: en el segundo trimestre de 2017 se registraron 11,4 millones de paquetes convergentes con cuatro o más servicios, un millón más que hace un año", explica la CNMC.

Según el estudio del organismo, un 50,4% de los hogares españoles tiene contratado telefonía móvil, fija e internet, y un 29% suma la televisión de pago; es decir, casi un 80% está conectado con alta tecnología. El resto de ofertas, con menos prestaciones para el usuario continúa en tendencia descendente.

Accesos NGA

Los accesos NGA —redes de nueva generación que permite conexiones de muy alta velocidad— registraron una tasa de crecimiento anual del 16% y superaron los 44 millones en junio de 2017. De estos, más de 33 millones correspondieron a fibra hasta el hogar (FTTH), frente a los 27 millones desplegados en el segundo trimestre de 2016.

A la vista de las últimas cifras, es evidente que el sector español de las telecomunicaciones goza de buena salud. En 2016 los ingresos minoristas, los que vienen directamente de los pequeños consumidores, disminuyeron un 0,1%, caída muy similar a la de 2015, pero muy inferior a la registrada hasta 2014, que rondaba el 7%. Las previsiones de cierre de 2017 apuntan a un crecimiento con posibilidad de prolongarse en 2018. Statista estima un aumento de la facturación a nivel europeo del 3,3% entre 2016 y 2019.

Tarifas más altas que la media europea

Movistar, Vodafone y Orange captan el 78% de los ingresos procedentes de los particulares en España. Los precios que se aplican a los servicios continúan siendo más caros que la media europea. Por ejemplo, en 2016 en España subieron el 2,6% frente al repunte del 0,1% de la UE. Un informe global de Ernst & Young (E&Y) titulado Cómo afrontar la transformación digital más allá de 2020 destaca los retos que deberá abordar la industria en los próximos años: la competencia disruptiva; un gasto centrado en el desarrollo de redes que respondan a la demanda de los clientes; cambios en los patrones de gasto; automatización de los procesos; los servicios de TV y vídeo y el 5G como eje de la transformación de la industria a partir de 2020.

"La industria global de telecomunicaciones está evolucionando más rápido que nunca haciendo que los consumidores y empresas valoren cada vez más las oportunidades que ofrecen los paquetes multiservicio. La entrada de nuevos players, como WhatsApp o Facebook, ha acrecentado la competencia y se prevé que el sector realice a nivel mundial una inversión en tecnología informática (IT) de 85.000 millones de dólares en 2020", explica Ana María Prieto, socia responsable del sector TMT en EY.

La fibra óptica está presente en más del 44% de los hogares españoles, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. España se ha convertido en uno de los líderes europeos en este tipo de tecnología. Fundación Telefónica recoge en su último informe Sociedad Digital 2017 que España ha sido el país de mayor crecimiento (74%) en instalación de fibra óptica entre 2012 y 2016.

La llegada del 5G —la próxima red de móvil— es uno de los temas que más preocupa a las telecos europeas. En primer lugar, porque el nivel de inversión que requiere es muy superior al habitual y, en segundo, porque temen no llegar a tiempo y quedar por detrás del sector estadounidense y asiático. Desde distintas patronales, como Etno, se ha pedido a las autoridades que faciliten su desarrollo, especialmente en el ámbito regulatorio. En una carta enviada a la CE, encabezada por Telefónica, Orange, BT y Deutsche Telekom se señala que el 5G podría contribuir a un crecimiento del PIB del 5% en Europa.