Platja de ses Figueretes
El joven pasó las últimas horas antes de volver a casa en la zona de Figueretas, en Ibiza. GOOGLE MAPS

El titular del juzgado de instrucción 2 de Ibiza ha ordenado este domingo el ingreso en prisión provisional sin fianza de uno de los detenidos por el homicidio de un joven de 23 años en la madrugada del día de Navidad.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB), el otro detenido por los mismos hechos, que había sido puesto en la mañana del domingo a disposición del juzgado de guardia, ha quedado en libertad provisional con obligación de comparecer en el juzgado cada lunes.

La Policía Nacional ha informado este domingo de la detención de estos dos hombres, junto a un tercero que no ha llegado a ser imputado, por la muerte de un joven el día de Navidad tras llegar a su casa con heridas en la cara y en la manos, consecuencia, según le dijo a su madre, de haberse caído.

Cuando la familia fue a despertarlo para comer lo encontraron muerto, por lo que se puso en marcha el protocolo preceptivo y en el examen forense se apreció que había sufrido lesiones que no parecían producto de una caída.

Agentes del grupo de homicidios comenzaron entonces las pesquisas para reconstruir las últimas horas de la vida del joven con el único indicio de que había llegado a casa sin su teléfono móvil.

Tras analizar las declaraciones y los nuevos datos que se iban obteniendo, se situó a los posibles autores integrados en un grupo organizado radicado en la ciudad de Ibiza.

Los agentes comprobaron que en este grupo existían diferentes rangos jerárquicos con tareas bien definidas entre sus miembros, apreciando la puesta en práctica de ritos de iniciación para todos aquellos que quieran ingresar en esta organización.

Por otro lado, los investigadores consiguieron localizar el teléfono móvil del fallecido en la ciudad de Barcelona, donde se identificó a su actual propietario, quien aportó datos que permitieron relacionar el teléfono adquirido con una persona residente en Ibiza que se dedica a las reparaciones de dispositivos móviles.

Tras localizar a este individuo en la ciudad de Ibiza, se situó el origen del teléfono móvil en un grupo de jóvenes que, con habitualidad, se dedican a robos de todo tipo de dispositivos.

Con esta información se pudo comprobar que las declaraciones del individuo que envió el teléfono a Barcelona coincidían con los datos que se tenían de la organización juvenil que estaba siendo sometida a vigilancia en Ibiza. Una vez cerrado el círculo, la Policía detuvo a tres jóvenes como sospechosos de los delitos de homicidio y robo con violencia, aunque uno de ellos ha sido puesto en libertad tras comprobarse que no participó en los hechos.

Por último, la investigación ha sido realizada por el grupo UDEV de la policía judicial de Ibiza de manera conjunta con el grupo de homicidios de la Brigada de delitos contra las personas de la UDEV central de la Comisaría general de policía judicial y la colaboración del grupo II de crimen organizado de la Brigada provincial de policía judicial de Barcelona