Furgón policial
Furgón policial EUROPA PRESS

Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres hombres por su participación en un homicidio y un robo con violencia cometido la madrugada del día de Navidad en la zona de Figueretas, en Ibiza.

Según ha explicado la Policía Nacional en un comunicado, la víctima, un joven ibicenco de 23 años, llegó a su domicilio tras celebrar la Nochebuena con algunas heridas en la cara y en las manos, achacándolas a una caída, según comunicó a su madre.

Posteriormente, cuando fueron a despertarle para la comida familiar, comprobaron que no tenía constantes vitales, por lo que llamaron a los servicios de emergencia activándose el protocolo previsto para estos casos con la intervención de la brigada de seguridad ciudadana, policía judicial, policía científica y la médico forense del juzgado de guardia.

Tras realizar las primeras comprobaciones, se apreció la existencia de lesiones que no tenían apariencia de ser fortuitas, a pesar de los comentarios del joven al llegar a casa.

Desde ese momento, agentes de homicidios iniciaron una investigación para reconstruir las últimas horas de vida del fallecido recopilando toda la información posible. El único dato del que se disponía al iniciarse la investigación era que llegó a la vivienda sin su teléfono móvil.

Tras analizar las declaraciones y los nuevos datos que se iban obteniendo, se situó a los posibles autores integrados en un grupo organizado radicado en la ciudad de Ibiza.

Los agentes comprobaron que en este grupo existían diferentes rangos jerárquicos con tareas bien definidas entre sus miembros, apreciando la puesta en práctica de ritos de iniciación para todos aquellos que quieran ingresar en esta organización.

Por otro lado, los investigadores consiguieron localizar el teléfono móvil del fallecido en la ciudad de Barcelona, donde se identificó a su actual propietario, quien aportó datos que permitieron relacionar el teléfono adquirido con una persona residente en Ibiza que se dedica a las reparaciones de dispositivos móviles.

Tras localizar a este individuo en la ciudad de Ibiza, se situó el origen del teléfono móvil en un grupo de jóvenes que, con habitualidad, se dedican a robos de todo tipo de dispositivos.

Con esta información se pudo comprobar que las declaraciones del individuo que envió el teléfono a Barcelona coincidían con los datos que se tenían de la organización juvenil que estaba siendo sometida a vigilancia en Ibiza, procediendo a la detención de tres de los componentes del grupo. Dos de ellos han pasado a disposición judicial y el tercero ha quedado en libertad este domingo.

Por último, la investigación ha sido realizada por el grupo UDEV de la policía judicial de Ibiza de manera conjunta con el grupo de homicidios de la Brigada de delitos contra las personas de la UDEV central de la Comisaría general de policía judicial y la colaboración del grupo II de crimen organizado de la Brigada provincial de policía judicial de Barcelona.