Restos de la Cueva del Portillo
Restos de la Cueva del Portillo EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Bedmar, en colaboración con la Fundación Internacional de Prehistoria y Evolución Humana (Fipeh) y la sede de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en Baeza (Jaén), además de la colaboración económica de la Caja Rural de Jaén, lleva desde 2016 impulsando actuaciones encaminadas a recuperar la riqueza arqueológica de todo su entorno.

Los trabajos realizados con motivo del Campus Internacional de Arqueología Bedmar Prehistórico realizados el pasado verano permitieron hallar en la Cueva del Portillo de este municipio restos óseos que datan del Paleolítico Superior final, de en torno a 11.600 años. Las excavaciones, realizadas en el paraje de la Serrezuela de Bedmar, no eran las primeras, puesto que en el año 2015 se encontraron en la Cueva de la Rota cerca de 600 piezas del Paleolítico Medio, unos resultados que auguraban un potencial que quedó patente con los restos encontrados en la Cueva del Portillo.

Ante la identificación de nuevas cavidades, el Ayuntamiento de Bedmar ha apostado por intensificar las excavaciones. Mientras que en el pasado verano fueron 30 alumnos los que participaron durante un mes en el campus, este verano serán 60 y los trabajos se extenderán durante todo julio y agosto. Los últimos 15 días de agosto se dedicarán al estudio, análisis y catalogación de los restos encontrados. De esta forma, el alumno trabajará y aprenderá técnicas básicas para afrontar la investigación en un contexto arqueológico.

La Cueva del Portillo es el único yacimiento de la provincia con consecuencia estratigráfica del Paleolítico Superior final, donde hasta ahora se habían encontrado estructuras de hogar con varios focos de fuego y un collar de conchas marinas de unos 11.000 años de antigüedad, fabricados por el homo sapiens.

Arqueólogos y prehistoriadores de la Universidad de Oxford y de París involucrados en el proyecto ya han señalado que los hallazgos hasta ahora encontrados evidencian la vida de los habitantes de unos doce mil años de antigüedad y están arrojando datos e información que revelan cómo vivían y se desarrollaban los humanos de la época.

El alcalde de Bedmar, Juan Francisco Serrano, ha indicado a Europa Press que el proyecto de investigación, tiene tres vertientes. Una de ellas se apoya en las excavaciones sobre el terreno, pero las otras dos van vinculadas a la investigación y formación a través de los estudios que se van realizando sobre el terreno y los restos que se van localizando y que van arrojando luz sobre los primeros pobladores de la provincia de Jaén.

"Es un proyecto muy ambicioso del que estamos plenamente convencidos", ha dicho Serrano, al tiempo que ha recordado la apuesta municipal que se lleva haciendo desde 2015 para encontrar un elemento diferenciador que contribuya a que Bedmar, un municipio de Sierra Mágina, sume nuevos atractivos.

Serrano ha señalado que el Ayuntamiento lleva ya invertidos más de 150.000 euros en este proyecto, que se suman a otros 100.000 aportados desde la Caja Rural de Jaén. Para este año, el Ayuntamiento destinará más de 67.000 euros, que se sumarán a los 50.000 euros que aportará la entidad financiera.

A partir de mayo, el edificio destinado en un primer momento a ser centro de interpretación de las nuevas poblaciones va a abrir sus puertas a investigadores e historiadores para que trabajen sobre los restos y también sobre una radiografía del terreno que está arrojando tanta riqueza susceptible de estudio y catalogación.

La idea, ha señalado Serrano, es que en 2019 este centro pueda convertirse en "un referente" como centro de investigación, donde también se puedan visitar los hallazgos hasta ahora localizados y los que quedan por descubrir.

En esta línea de investigación y difusión, Bedmar volverá a acoger en octubre una de las jornadas del curso en el que ya trabaja la UNIA y que el año pasado estuvo centrado en los yacimientos arqueopaleontológicos de Orce.

Consulta aquí más noticias de Jaén.