Real Chancillería, sede del TSJA y de la Audiencia Provincial
Real Chancillería, sede del TSJA y de la Audiencia Provincial TURISMO ANDALUZ/EUROPA PRESS

Según han informado a Europa Press fuentes del caso, en la sentencia absolutoria, el tribunal no encuentra indicios de la presunta comisión de un delito de apropiación indebida del que acusaba la acusación particular, en nombre de parte de la familia de la anciana, pero no la Fiscalía.

Tanto la cuidadora como el ex asesor fiscal señalaron en sede judicial que retiraban de la cuenta bancaria el dinero equivalente a sus sueldos. La empleada de hogar mantuvo ante el tribunal que la anciana, a la que, tras 16 años, sigue cuidando tras ser incapacitada, "sabía lo que quería" y que los gastos por los que un hermano de esta mujer le acusó de haber "estado robando" fueron justificados, así como los derivados del funcionamiento habitual de la casa y una transferencia mensual a nombre de su hija, a la que ya ayudaba la familia cuando aún vivía el marido de la señora, fallecido en 2005.

Según detalló en su declaración, "nunca" se puso de acuerdo con el asesor fiscal "para aprovecharse" de la anciana, que "sabía lo que quería" ante las pretensiones de parte de su familia para incapacitarla, y a la que "siempre" acompañaba al médico por ser de su confianza. Aludió a los problemas derivados dentro de la familia como origen de esta causa, en la que la Fiscalía no acusó. La acusación particular, en nombre de parte de los familiares, pidió para los tres acusados penas de cuatro años y medio de cárcel por la presunta comisión de un delito de apropiación indebida.

En este caso, en el que también estaba procesado un médico pariente de la anciana -al que ha representado el letrado Fabio Barcelona-, el ex asesor fiscal señaló ante el tribunal que no fue informado de los resultados de los informes que desde 2009 apuntaban a que la mujer tenía Alzheimer, y coincidió en que la señora "sabía exactamente lo que quería hacer".

Además, negó haber preparado el testamento de esta mujer, e indicó que renunció a ser su albacea ni a ejercer "poderes especiales", lo cual a ella le causó "un gran desagrado" pues confiaba en él, al haber trabajado para la familia desde 1980. Por trabajos relativos a trámites de impuestos y facturas, entre otras cuestiones, presentó, en la primera sesión del juicio, distintos documentos la defensa de este asesor al tribunal, ante el que el pariente acusado también negó los hechos.

Consulta aquí más noticias de Granada.