IBEX 35
Imagen de la Bolsa de Madrid de este viernes, 9 de febrero. Fran del Olmo / EFE

La Bolsa española ha cerrado la sesión de este viernes con un retroceso del 1,2%, lo que ha situado al selectivo en 9.640 puntos después de acumular un descenso semanal del 5,6%, el peor resultado semanal desde el referéndum del brexit a finales de junio de 2016 (-6,87%), según datos del mercado.

Expertos consultados han considerado que esta caída, que sitúa a la Bolsa española en niveles desconocidos desde hace once meses al terminar este período en 9.600 puntos, se debe a una recogida de beneficios tras las recientes subidas.

Este movimiento ha estado provocado en parte por las considerables caídas registradas por Wall Street en estos días pasados (después de bajar más del 4% la semana anterior, el lunes cedió el 4,6%, la mayor caída diaria en seis años, y el jueves perdió el 4,15%).

Animaban la caída las ventas en el mercado de deuda y el repunte de la rentabilidad de los bonos (el interés del Treasury estadounidense superaba el 2,8%) ante la posibilidad de que los tipos de interés en Wall Street suban más de lo previsto (los analistas ya barajan cuatro subidas este año, un punto porcentual).

Todo esto sucedía mientras se conocían datos económicos favorables, como la revisión al alza de las previsiones de crecimiento para este año de la zona euro (2,3%) y España (2,6%) efectuadas por la Comisión Europea.

Además, mejoraban las estadísticas comerciales en China (las importaciones crecieron más del 30% el mes pasado) y conservadores y socialdemócratas firmaban en Alemania "la gran coalición" para el gobierno de la mayor economía europea.

Ni siquiera pudo detener el retroceso semanal la caída de la cotización del euro, que en este ciclo pasó de 1,25 a 1,22 dólares, como tampoco lo hizo el descenso del precio del barril de petróleo de 68 a 63 dólares por la mayor producción estadounidense y el encarecimiento de su divisa.

Tampoco aprovechó el mercado los resultados empresariales conocidos esta semana, entre los que destacaron los de algunos bancos europeos, como Societe Generale o Unicredit, o los de la aseguradora Mapfre y Abertis.

Pérdidas en el IBEX 35

De los valores del principal indicador del mercado nacional, el IBEX 35, esta semana bajaron 34 y subió uno. ACS lideró las pérdidas de este indicador con un retroceso del 10,01%, a pesar de que Bruselas aprobó la opa que presentó sobre Abertis y de que anunció cuantiosos contratos, en tanto que Cellnex cedió el 8,7% y Repsol el 7,15%.

La única empresa con ganancias fue Siemens Gamesa, que subió el 0,58% tras lograr un contrato en Taiwan, en tanto que las menores ganancias correspondieron a Abertis, que cayó el 0,51% después de conocerse que está dispuesta a vender Hispasat a Red Eléctrica por más de 650 millones.

Del resto de los grandes valores destacó la caída del 6,62% de Iberdrola, Telefónica cayó el 6,58%; Banco Santander el 6,34%; Inditex el 5,57% y BBVA el 4,69%.

En Europa

La renta variable europea cerró con pérdidas moderadas, algo por encima del 1 %, pero acumuló pérdidas semanales superiores al 5 % porque el temor a una subida de los tipos de interés en EE UU ha generado fuertes ventas en Wall Street y en el resto de mercados de valores del mundo.

Londres perdió al cierre un 1,09 %, Fráncfort cayó otro 1,25 %, Milán un 1,33 % y París lo hizo un 1,41 %.

El Euro Stoxx 50, que agrupa a las mayores empresas de la zona del euro, cedió un 1,5 %.

No obstante, la banca central y muchos analistas han quitado importancia a estas pérdidas, que consideran son una corrección porque las acciones en EE UU habían subido durante mucho tiempo sin interrupción.

No se trata del inicio de una fuerte tendencia bajista generalizada del mercado como en los años 1990/1991, en 2000/2001 y en 2007/2008.

Las expectativas de un aumento de la inflación en EE UU y un menor apoyo monetario podrían dar como resultado una volatilidad más elevada en los mercados de acciones mundiales en 2018, según los expertos de Commerzbank.

Pese a las fuertes ventas en la renta variable por el temor a una política monetaria menos expansiva, los bonos estadounidenses sólo han subido de forma moderada y la rentabilidad de los bonos del Tesoro estadounidense a diez años ha bajado del 2,88 % hasta el 2,82 %, según cifras de UniCredit.

Bancos centrales

Algunos miembros de la Reserva Federal (Fed), como Robert Kaplan (Dallas) y William Dudley (Nueva York), no se mostraron preocupados por la bajada de las bolsas y consideraron que no va a cambiar los pronósticos económicos.

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, declaró: "No deberíamos inquietarnos por la caída en los precios de las acciones que acabamos de ver", porque los precios de la renta variable de EEUU subieron durante un periodo de tiempo prolongado sin correcciones notables, algo que era inusual.

El Banco de Inglaterra señaló esta semana más subidas de los tipos de interés y más rápidas de lo previsto, pero la normalización de la política monetaria en la zona del euro va a llevar más tiempo de lo que espera el mercado debido a que la inflación es débil.

El dólar se ha recuperado ante las turbulencias en los mercados de renta variable y desde que se conoció un crecimiento de los salarios sorprendentemente fuerte en EE UU en enero, que hace temer una aceleración de la inflación y que la Fed vaya a subir los tipos de interés más rápidamente y retrase el crecimiento económico, considera la analista de Commerzbank Thu Lan Nguyen.

Como resultado se ha producido una aversión al riesgo, que ha favorecido al dólar, porque es una moneda refugio que se considera una inversión segura en momentos de incertidumbre, añade Nguyen.

También contempla el riesgo de un euro más débil a medio plazo y una bajada frente al dólar a lo largo del año.

En el Euro Stoxx, Vinci perdió un 3,3 %, Sanofi bajó un 2,6 % y Vivendi e ING se dejaron un 2,4 % respectivamente, y Airbus lo hizo un 2,3 %.

En Londres,  la editorial Pearson, un 3,3 %; el banco Royal Bank of Scotland, un 3,2 %; la sanitaria NMC Health, un 3,1 %, y la cadena de televisión ITV, un 3 %.

En cuanto al resultado semanal de las grandes plazas europeas, París y Fráncfort bajaron el 5,3 %, Londres el 4,7 % y Milán el 4,5 % . En Asia, Tokio cayó el 8,13 %, en tanto que Hong Kong perdió el 9,49 %.
aia/si