La Sección Octava de la Audiencia Provincial de Asturias con sede en Gijón ha condenado a once años de prisión al hombre acusado de agredir sexualmente a una mujer tras meterse en su coche y amenazarla con una navaja, según la sentencia a la que ha tenido acceso a Europa Press.

El Tribunal, además, ha condenado al procesado a la inhabilitación absoluta para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo que dure la pena, así como la prohibición de comunicarse por cualquier medio y aproximarse a la víctima, a su domicilio o lugar de trabajo a no menos de 500 metros durante un periodo de 12 años, así como al pago de las costas procesales.

En este caso, la Audiencia condena al hombre por un delito continuado de agresión sexual, aunque le absuelve del delito de amenazas. El Tribunal, asimismo, no aprecia la atenuante de colaboración, al haber variado su relato a lo largo del proceso, o confesión, ni tampoco la eximente incompleta al no probar la defensa que se encontrara en un estado de intoxicación o bajo un síndrome de abstinencia, que hubieran mermado su capacidad de entender lo que jurídicamente implicaba su acción.

La sentencia da por probado que el pasado 14 de marzo, en una hora aproximada entre las 5.30 a 6.30 horas, la víctima, de 51 años, se dirigía a su trabajo por la carretera del Obispo de Gijón en su coche. La mujer, que viajaba sola, se detuvo en un semáforo en rojo, momento que aprovechó supuestamente el acusado para acercarse al vehículo e introducirse dentro tras abrir la puerta del copiloto.

El hombre le exhibió entonces un arma blanca, que colocó a la altura del cuello de la mujer, conminándola a que condujera hacia un descampado de la avenida de Roces. Una vez allí, la víctima abrió la puerta y se bajó del coche, sin poder llegar a huir al ser cogida por el pelo por el procesado. Dentro del coche, el procesado la agredió sexualmente.

Una vez consumada la agresión, la víctima, por miedo, simuló tener afinidad con el procesado, ofreciéndose a trasladarlo en el coche. La mujer le dejó en las inmediaciones del parque de Los Pericones de Gijón, tras lo que fue asistida por el servicio del Sespa, que reclama 123,40 euros por la asistencia dispensada.

Consulta aquí más noticias de Asturias.