José María Cruz y José Castro
José María Cruz y José Castro UNIVERSIDAD DE SEVILLA

El director general del Sevilla FC, José María Cruz, ha prestado declaración este viernes como testigo, junto al responsable del área de administración, Javier Cano Navas, en la causa que investiga el Juzgado de Instrucción número 11 de Sevilla contra el presidente del club, José Castro, por un posible uso fraudulento realizado por éste de una cuenta con fondos de la entidad para sus atenciones personales.

En este sentido, Cruz ha apuntado el "uso normalizado" de estas cuentas corrientes para fines privados en la entidad, cuentas que disponen tanto el presidente como consejeros, altos cargos y accionistas de relevancia, en un número aproximado de 15, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

Tras la denuncia de la Fiscalía Provincial por un posible uso fraudulento realizado por Castro de esta cuenta, la juez de Instrucción número 11 de Sevilla, Cristina Loma Martínez, ha citado a declarar este viernes como testigos al director general del club, al responsable del área de administración y al abogado y accionista denunciante de los hechos, Agustín Martínez. Por su parte, el presidente del Sevilla ha sido citado como investigado el próximo día 26 de este mes por un presunto delito de administración desleal y falsedad documental.

Durante su testifical, Cruz y Cano Navas han declarado la existencia de estas cuentas corrientes desde 1998 y que se crearon para que sus titulares realizaran aportaciones en épocas de adversidades económicas al club. Según las citadas fuentes, el club llegó a deberle en 2004 más de 600.000 euros a José Castro, quien incluso avaló operaciones de la entidad. Ahora, las cuentas tienen otro uso, pues sus titulares cargan ahí "conceptos personales" que luego devuelven al club.

Esas cuentas, según los altos cargos del club que han declarado este viernes, se mantienen como cuentas corrientes para fines privados y el dinero se devuelve posteriormente y "de forma regular".

"CONTABILIZADAS Y AUDITADAS"

El uso de las mismas están "contabilizadas, auditadas, formuladas por el Consejo de Administración y a disposición de los socios en las juntas de accionistas", según han subrayado Cruz y Cano Navas, que han recordado que además han sido analizadas por dos auditorías más, que no han presentado "reparos" a la cuenta del presidente ni a las otras.

Los altos cargos del club han explicado que la entidad desde hace tres años está llevando a cabo un proceso de regulación de diferentes aspectos. Así han aprobado el reglamento del Consejo, de la Junta de Accionistas, de la transmisión de acciones y de las cuentas, cuya regulación se aprobó en septiembre de 2017. En esa regulación se recoge los plazos de devolución, los conceptos, el funcionamiento y las cuantías, según han indicado fuentes del caso.

"Nunca han existido impagos" por parte de los titulares de las cuentas, han recalcado los testigos en sus declaraciones, donde Cruz ha manifestado que el presidente le reconoció en varias ocasiones que tenía que "abonar" las cantidades debidas en la cuenta.

Por otro lado, el abogado y denunciante, Agustín Martínez, ha comparecido este viernes ante la jueza como testigo. El también accionista del club ha ratificado los hechos denunciados.

Estas son las primeras testificales practicadas por la juez después de que incoara diligencias tras la denuncia formulada, con fecha de 9 de enero de 2018, por parte de la Fiscalía de la Audiencia Provincial contra el actual máximo dirigente del club, en la que se señala que éste "mantenía una especie de cuenta de débito, con su correspondiente reflejo en el libro mayor de la sociedad, a través de la cual disponía de fondos del club para sus atenciones personales".

Tras el examen de dicha cuenta, "se observan entre los años 2013 y 2017 distintas extracciones de dinero sin justificación alguna, incluso una transferencia a una sociedad de la que personalmente el denunciado es gerente administrador, por importe de 50.000 euros (fechada el 10 de junio de 2015), así como distintos gastos por viajes, al parecer de tipo personal".

Entre ellos, la Fiscalía llama la atención sobre un cargo de 34.228,12 euros, fechado el 17 de marzo de 2014, por un viaje a Santo Domingo; otro por importe de 4.401 euros al mismo destino fechado el 1 de octubre; así como otras extracciones de dinero sin indicación de su destino por un importe aproximado de 30.000 euros, "cargos que exceden de lo que podría ser una práctica lógica y consentida por gastos de representación atendida a su condición de presidente de la sociedad deportiva".

La Fiscalía señala que, con fecha del pasado 15 de septiembre de 2017, el denunciado "abonó mediante dos cheques las cantidades que debía al club". Según fuentes del caso, Castro llegó a deberle al club una cantidad cercana a los 300.000 euros, ya devueltos.

No obstante, el Ministerio Público, en su denuncia, considera que los movimientos de la cuenta del denunciado "van mucho más allá de lo permitido" en el acuerdo tácito de la existencia de tales cuentas, "pensadas quizás para gastos de directivos en desplazamientos del club, compras de material deportivo, regalos, etc. en la tienda oficial, ya que existen auténticas disposiciones de dinero ajenas a cualquier actividad relacionada con el club o con gastos de desplazamiento o representación".

De esta manera, la Fiscalía entiende que los hechos descritos podrían ser constitutivos de "un delito de administración desleal del artículo 252 del Código Penal, por cuanto en la conducta del denunciado concurren todos y cada uno de los elementos típicos de dicho delito, ya que por su condición de presidente del consejo de administración del club tenía facultades de gestión de los bienes de éste, existiendo indicios racionales para pensar que dispuso en su propio beneficio de dinero que integraba un patrimonio ajeno, para atender sus propias necesidades particulares, incurriendo en una especie de gestión desleal típica en nuestro Código Penal, aún cuando en la actualidad haya reintegrado el dinero, lo cual podría tener sus efectos en la eventual apreciación en su caso de una circunstancia atenuante de su responsabilidad criminal".

TRANSMISIÓN DE ACCIONES

En relación a los hechos también denunciados por parte de Agustín Martínez relativos a la posible falsedad en la transmisión de acciones que eran propiedad de A.L.S. -ya fallecido- y de A.G.S. a favor Castro, Cruz ha explicado ante la juez que "los herederos de A.L.S. vendieron las acciones a un señor y éste a Sevillistas de Nervión -asociación de la que forma parte Castro-. La transmisión fue correcta, pero no se registró en el libro de accionistas por falta de documentos".

En el segundo caso, según fuentes del caso, un accionista vendió 44 acciones en dos paquetes, uno a Castro y el otro a un tercero. Cruz se percató tras la venta de que el segundo paquete había sido inscrito a nombre de Castro, pero ya se subsanó el error cuando tanto el vendedor como el presidente le manifestaron que ese segundo paquete no lo había comprado él. "Cuando el director general le pidió a Miguel Ángel del Nido, responsable del departamento que gestionaba el libro de socios, los títulos erróneos para anularlos y emitir los nuevos, se encontró con que se los habían llevado del club al despacho de su hermano y entonces vicepresidente José María del Nido. Dichos títulos no han aparecido aún", según añaden las fuentes.

A raíz de la denuncia de la Fiscalía contra Castro, el Ministerio Público ha abierto diligencias contra el expresidente del Sevilla José María del Nido para investigar el uso que éste hiciera de este tipo de cuentas y contra su hijo Miguel Ángel por una "presunta revelación de secretos" en relación a la filtración de los documentos usados para la denuncia.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.