El centro cerró sus puertas este jueves después de permanecer en funcionamiento más desde dos meses, ya que abrió sus puertas el pasado 1 de diciembre, según han indicado este viernes a Europa Press fuentes municipales.

Ubicado en el edificio de Cruz Roja, ha contado con 37 plazas y ha ofrecido servicios de alojamiento, manutención (desayuno, almuerzo y cena), aseo e higiene, lavandería o guardarropa. Además, se ha dispensado un kit con artículos de primera necesidad, como mantas, gel, champú, pasta de dientes o, en caso de necesitarla, medicación.

También ha ofrecido atención a personas que no han estado albergados, como lavandería y secadora, reparto de bocadillos y kit de primera necesidad. Sus instalaciones han estado atendidas por un equipo de trabajo integrado por un director del albergue, un mediador intercultural, dos cocineras y un equipo de limpieza.

El albergue de temporeros de Torredonjuimeno ya fue el último en cerrar sus puertas en la pasada campaña de la aceituna y ha vuelto a serlo en esta en una línea de actuación con la que el Ayuntamiento busca evitar que se produzcan asentamientos chabolistas de los temporeros o que tengan que dormir en espacios que no reúnen las condiciones mínimas de habitabilidad, con el riesgo que ello supone.

La red provincial está integrada por 22 centros que empezaron a funcionar de forma escalonada desde finales de noviembre, salvo el de La Puerta de Segura que no llegó a abrir en esta campaña por falta de demanda, y han ido cerrando también paulatinamente.

Desde estas instalaciones, los temporeros que llegan en busca de trabajo durante la recolección de la aceituna reciben atención en necesidades básicas como alimentación, aseo, y alojamiento. Además, se suele facilitar el desplazamiento a los sitios donde pueda existir trabajo o el retorno a sus lugares de procedencia.

El Foro Provincial de la Inmigración lanzó antes del inicio de la actual campaña el mensaje de que no hace falta mano de obra de fuera porque, atendiendo a la previsión del aforo con casi un 30 por ciento menos de producción y unos 4,8 millones de jornales, las personas de la provincia de Jaén y zonas cercanas eran suficientes. No obstante el dispositivo estaba preparado para atender a los temporeros que lleguen buscando un tajo.

Consulta aquí más noticias de Jaén.