La regidora Joana Maria Adrover
La regidora Joana Maria Adrover AYUNTAMIENTO DE PALMA

Palma ha registrado en el mes de enero un total de 15.000 contratos laborales, lo que supone un aumento en 2.483 contratos y un incremento del 19,8 por ciento, respecto al mes anterior.

Así lo ha informado este viernes la regidora de Turismo, Trabajo y Comercio, Joana Maria Adrover, quien ha remarcado que "tanto el empleo como el paro siguen presentando evoluciones positivas en términos de tasas interanuales".

Desde octubre de 2012, ya son más de cinco años de descenso continuado del paro en Palma, con una cifra absoluta inferior a la del año 2008; y desde octubre de 2013, el empleo suma más de cuatro años de crecimiento interanual ininterrumpido; de forma que los afiliados superan las cifras de los últimos 12 años.

El número de contratos en relación al mes de enero del año 2017 bajaron, pero aún así se constata la tendencia positiva desde el año 2012, alcanzando niveles similares al 2008.

De estas contrataciones, el 81 por ciento se producen en el sector servicios, que suma un total de 12.086 contratos. Por su parte, el sector comercio registró 2.004 contrataciones en el mes de enero, más de un 2,7 por ciento más que en el mes anterior. La hostelería tuvo 2.917 contratos en enero, un 6 por ciento más.

Por otra parte, la construcción, con un peso del 15,3 por ciento sobre el total de contratos, se ha incrementado en 973 contratos. Además, Adrover también ha destacado que los contratos indefinidos sumaron 2.708, un 18 por ciento sobre el total.

En cuanto al paro, Palma registró el mes de enero 25.062 personas paradas, 348 más que el mes pasado. Esta cifra sigue bajando en relación a los años anteriores y este mes de enero registra 1.835 personas en paro menos, un 6,8 por ciento menos que en enero de 2017.

Por sectores económicos, la disminución del paro proviene básicamente del agregado de los servicios, especialmente los servicios que no son ni hostelería ni comercio, donde los parados se reducen en 978 personas, un 8,3% en relación a enero de 2017. También desciende el comercio en 72 parados (2%); y la hostelería, con 188 demandantes menos (3%) sobre enero del año pasado.

En términos de perfil, el descenso corresponde mayoritariamente al sexo masculino (-1.052 parados menos en variación interanual, un 8,7% menos) y en personas de más de 45 años (985 personas menos, un 8,2% menos), siempre sobre enero de 2017. Los demandantes de empleo que llevan 12 meses o más suman un 30% del total.

EL EMPLEO EN DICIEMBRE

En el pasado mes de diciembre, Palma registró 202.677 personas afiliadas. Lo que implica una disminución de -1.663 personas ocupadas, un 0,8% menos que en el mes de noviembre de 2017. Sin embargo, hay 8.235 ocupados más que en diciembre de 2016, lo que representa un incremento del 4,2%.

La mayor parte del crecimiento interanual de este mes se produce en el régimen general, con 7.719 asalariados más, un 4,8% más. También cabe reseñar que los autónomos aumentan en 576 altas, un 2,2% sobre diciembre del año pasado.

Según han explicado desde Cort, el peso de cada régimen sobre el total de la afiliación en Palma se mantiene en los porcentajes habituales: el régimen general ronda el 84% y el de los autónomos el 13%.

Aquellas actividades que presentan una mejor evolución son la hostelería, el comercio y la construcción. Las actividades administrativas y auxiliares aumentaron en 1.435 ocupados, y las actividades como transporte y almacenamiento, la educación y las actividades sanitarias y de servicios sociales presentan un incremento cada uno de ellas de más de 1.000 afiliados este año.

TEJIDO EMPRESARIAL

La regidora de Trabajo ha presentado también la evolución del tejido empresarial en Palma en el cuarto trimestre de 2017, cuando se alcanzaba ya 13.141 empresas.

En esta línea, Palma tiene actualmente "la mejor cifra de empresas constituidas desde el año 2009". Se han incrementado respecto al año anterior en el mismo período en 420 empresas, lo que representa un incremento del 3,2%.

Por último, Adrover ha asegurado que se aprecia el comportamiento estacional de la economía con un ascenso de las empresas del primero al tercer trimestre especialmente, y una caída que se repite todos los años en el cuarto trimestre, fuera de la temporada turística.