Distintivo de un hotel de cuatro estrellas
Distintivo de un hotel de cuatro estrellas EUROPA PRESS

Algunas de ellas son "la penalización de las bajas, no abonar los festivos, la rebaja de los tiempos de descanso, la reducción de los salarios y la subcontratación de servicios, entre otras propuestas deeliminación de derechos", según han detallado en un comunicado conjunto las organizaciones sindicales.

Tanto CCOO como UGT han manifestado que rechazan "de pleno" estas iniciativas por su falta de "cualquier signo de humanidad". "Como una película de ciencia ficción", así han calificado las propuestas que la patronal ha llevado a la negociación del convenio para este ejercicio.

A juicio de los sindicatos, "en aras de una supuesta modernidad y flexibilidad, el empresariado ha presentado unas propuestas que conllevan toda una eliminación de derechos, que retrotraen a otros tiempos, y en las que falta cualquier signo de humanidad". Por tanto, en su opinión, la patronal de la hostelería "no quiere trabajadores,quiere androides".

Las centrales sindicales han subrayado que "la patronal ha bloqueado la negociación del convenio desde 2014" y han destacado diez de sus propuestas: "subcontratar con otras empresas los servicios propios, como las camareras de piso, para pagar menos; penalizar y no complementar las bajas, ni por enfermedad ni por accidente de trabajo; eliminar la paga de marzo; no abonar los festivos que se trabajen o rebajar los tiempos de descanso y jornada".

MENOS DÍAS LIBRES Y VACACIONES A DECIDIR POR LA EMPRESA

También han denunciado que la organización empresarial ha planteado "menos días libres, vacaciones a decidir por la empresa, rebajar la manutención a cargo de las empresas, una nueva categoría laboral denominada 'de inicio sin experiencia' con unas tablas salariales nuevas para pagar menos y, por último, la iniciativa de que, si el trabajador está formado y con estudios, no se va a tener en cuenta de cara a su retribución".

Con estas medidas, los sindicatos entienden que "la patronal quiere ir expulsando a los trabajadores que todavía reúnen unas condiciones laborales con unos derechos mínimos", para así "ir creando puestos de trabajo que pueden llegar a tener hasta un 40% de rebaja salarial". Por contra, según ellos, "el empresariado afirma que pretende conseguir una flexibilidad y la conciliación de la vida laboral y personal".

Consulta aquí más noticias de Valencia.