Dependencia
Una persona mayor con dependencia. ARCHIVO

La lista de espera de la dependencia, en la que se encuentran las personas que tienen un dictamen aprobado pero que todavía no reciben la prestación correspondiente, sigue bajando en la Comunitat Valenciana. No obstante, el elevado número del que partía hace que todavía presente un alto volumen de afectados.

Así se desprende de los últimos datos de la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, correspondientes al 1 de febrero de este año. En concreto, las personas en lista de espera se situaban en esa fecha en 27.529, un 8,24% menos que un año antes, cuando la cifra era de 30.000 personas.

Esta evolución es todavía más positiva si se compara con el punto de partida. La Comunitat Valenciana ocupó desde la puesta en marcha de la Ley de Dependencia los últimos puestos no solo en beneficiarios, sino también en valoraciones y solicitudes. El atasco se gestó fundamentalmente entre 2012 y 2015. En septiembre de ese último año la lista de espera era de 46.496 personas, por lo que la reducción desde entonces hasta la actualidad es del 40%.

Por provincias, la lista de espera es especialmente abultada en Valencia, con 15.956 personas, lo que supone el 57,96% del total de la Comunitat. En Alicante se registran 8.910 personas, y en Castellón 2.663.

La reducción de la lista de espera registrada el último año ha ido en paralelo a un incremento de beneficiarios con prestaciones, que han aumentado en 7.526 desde febrero de 2017 hasta ahora y alcanzan ya las 62.223 personas.

El ritmo de las valoraciones de los grados de dependencia ha mejorado. Esta tendencia se observa en los beneficiarios del grado 1, el que corresponde a la dependencia moderada (cuando la persona necesita ayuda para actividades básicas de su vida diaria al menos una vez al día). En este apartado se registra un aumento del 35,8% en el último año y alcanzan ya los 18.248 beneficiarios. Los grados 2 y 3 (dependencia severa y gran dependencia) también experimentan subidas, pero menos acusadas.

Uno de los principales impulsos en la mejora de los registros de la dependencia se ha dado en las solicitudes. La Comunitat Valenciana lleva años a la cola de España en este apartado. De hecho, lo sigue siendo, con una tasa de 2,19 por cada 100 habitantes, la más baja de todas las comunidades autónomas (el promedio nacional es de 3,67). Sin embargo, el ritmo de entrada ha experimentando un notable incremento en el último año. Si en ningún mes de 2016 se llegó al millar de solicitudes nuevas, en 2017 se sobrepasó esta cifra en todos los meses, e incluso las 2.000 solicitudes en seis meses.

Prestación económica, lo más común

Respecto al presupuesto para las prestaciones económicas, la Generalitat lo situó en casi 250 millones de euros en 2017, una cifra que se repitió al año siguiente y que, en ambas ocasiones, acabó superando en el presupuesto final ejecutado. Para este año 2018 ha aumentado un 3,37% y se sitúa en 256,72 millones de euros.

La mayoría de los beneficiarios de la Comunitat Valenciana reciben prestaciones económicas para cuidados familiares, en concreto el 51,44%. El segundo grupo más numeroso es la atención en residencias (16,32%), seguido de la prestación económica vinculada a un servicio (15,42%), los centros de día/noche (10,11%) y la teleasistencia (5,80%).

Consulta aquí más noticias de Valencia.