ETA
Traslado del "archivo de ETA" desde París a Madrid en un convoy de camiones de la Guardia Civil. Ministerio de Interior / EFE

Los pasados días 5 y 6 de febrero, Francia entregó a España miles de efectos y documentos y unas 300 armas incautados a ETA durante los últimos 20 años. Estos servirán para potenciar la investigación de los crímenes de la banda terrorista que están sin resolver judicialmente y, según el Ministerio de Interior, contribuirán a dignificar la memoria de las víctimas a través del trabajo del Centro Memorial con sede en Vitoria.

El traslado, bajo el nombre Operación Mémoire Vivante, se llevó a cabo desde París a Madrid en un convoy de camiones de la Guardia Civil. El convoy viajó escoltado por una unidad del Grupo de Acción Rápida del Instituto Armado y por una patrulla de la Gendarmería francesa. Se realizó con la máxima confidencialidad, por razones de seguridad, y siguiendo el criterio establecido de común acuerdo por ambas partes, ha explicado Interior.

La entrega, la primera de estas características que realizan las autoridades francesas, es fruto de la colaboración entre los dos países han mantenido hasta alcanzar la derrota operativa de ETA. "Tuvo su punto culminante" en febrero de 2017 en la cumbre hispano-francesa celebrada en Málaga y presidida por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el por entonces presidente de la República Francesa, François Hollande.

Los efectos intervenidos, especialmente la documentación en papel y en soporte informático, así como las armas requisadas a numerosos miembros de la banda detenidos en Francia, servirán para esclarecer algunos de los crímenes perpetrados, todo ello bajo la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

En total son unos cincuenta sumarios instruidos por la justicia francesa, concluidos definitivamente, y cuyos elementos de prueba han sido cedidos al Ministerio del Interior español.

Las operaciones más importantes

Se trata, ha señalado Interior, de los sumarios de mayor relevancia de los últimos años, que se corresponden con las operaciones antiterroristas más importantes llevadas a cabo por la Policía francesa en colaboración con los servicios de información españoles.

Una labor en la que ha destacado la ya ex jueza Laurence Levert, uno de los mejores aliados que han tenido las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españolas en su decidida lucha contra ETA.

Los expertos esperan encontrar datos relevantes sobre el funcionamiento interno de ETA, decisiones estratégicas, autocríticas sobre la realización de atentados terroristas, datos sobre la extorsión conocida como impuesto revolucionario, notas internas de aparatos y comandos, información sobre potenciales objetivos, etc.

Sólo en papel hay más de 40.000 folios, a lo que habría que añadir los documentos en formato digital. Las armas que serán objeto de estudios balísticos para cotejarlas con atentados sin esclarecer que hayan sido cometidos en España.

El Ministerio de Interior ha destacado el "considerable valor histórico" del material que compone la entrega por las informaciones que puedan extraerse sobre las estrategias y tácticas seguidas por ETA durante esos años, "que podrían desmontar parte del relato del conflicto que se pretende imponer desde aquellos que fueron protagonistas o cómplices del azote terrorista que durante tantos años padeció la sociedad española".

Interior ha mostrado su agradecimiento a las autoridades francesas por la entrega y por su "compromiso en la lucha contra el fanatismo terrorista y la contribución decidida a la dignidad y memoria de las víctimas del terrorismo".