Artolazabal
Artolazabal IREKIA

La consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazabal, ha advertido de la relación "directa" entre el déficit de natalidad y las desigualdades de género, y ha resaltado que "la desaparición de las diferencias de género en el cuidado de los hijos repercutiría positivamente en la promoción de las familias e infancia".

Artolazabal ha participado este viernes en una jornada dedicada a la 'Estrategia de inversión en las familias e infancia de Euskadi' que se desarrolla en las instalaciones de Bizkaia Aretoa, en Bilbao. En el encuentro, además de la consejera, intervienen a lo largo del día, entre otros, representantes de centros universitarios, así como del Consorcio Haurreskolak y del Ayuntamiento de Vitoria.

Según ha resaltado Artolazabal, "existe una relación directa entre el déficit de natalidad y la persistencia de las desigualdades de género, especialmente en lo que se refiere a la responsabilización en la crianza de los hijos y la estructuración de los tiempos sociales ya que el reparto de las tareas domésticas entre los personas ocupadas en Euskadi resulta muy desigual".

"En 2015, las mujeres que trabajan fuera de casa destinaban 4,5 horas diarias al cuidado de los hijos e hijas menores de 15 años, mientras que los hombres únicamente 2,9 horas diarias", ha indicado, al tiempo que ha subrayado que el 14,9% de las mujeres ocupadas "no está satisfecha con la implicación de su pareja en las tareas domésticas".

Por el contrario, una gran mayoría de los hombres ocupados (70,4%), se muestran "muy satisfechos" con la implicación de su pareja, ha destacado la consejera, quien ha recordado la necesidad de insistir en las políticas de familia basadas en la corresponsabilidad y la conciliación.

Asimismo, ha indicado que Euskadi, como gran parte de la sociedad europea, tiene el reto de desarrollar "políticas de carácter social y demográfico que afronten el progresivo envejecimiento de la sociedad y la necesidad de fomentar la natalidad".

"También la atención a las personas mayores, especialmente en estado de dependencia, y las políticas de apoyo a las familias y a la infancia constituyen dos pilares fundamentales de las políticas sociales", ha expresado.

En esta línea, ha apostado por políticas que faciliten a las personas que ya tienen responsabilidades familiares, y a aquellas que quieran constituir una familia, "la realización de su proyecto vital en las mejores condiciones posibles, trabajando para superar las dificultades económicas, laborales o de otro tipo, que puedan impedirlo".

AYUDAS A FAMILIAS CON HIJOS

Para ello, ha valorado que el Gobierno Vasco ha establecido entre sus objetivos el de aumentar la natalidad e incrementarla atención y ayuda a familias con hijas e hijos.

De este modo, Artolazabal ha considerado que hay que tener en cuenta hechos como las bajas tasas de natalidad y de fecundidad, y las dificultades para tener el número de hijos e hijas deseado.

"En Euskadi, durante 2015, nacieron 8,6 criaturas por cada mil habitantes, inferior a la media de la UE-28 (10) y muy inferior a países como Irlanda (14,2), Francia y Reino Unido (12) o Suecia con (11,8). Fue, en cambio, similar al conjunto del Estado (9), y sólo ligeramente superior a países con los valores más bajos de toda la UE: Grecia (8,5), Portugal (8,2) e Italia (8)", ha advertido.

Según ha desgranado, en lo que respecta a la tasa de fecundidad en Euskadi, ésta se sitúa en 1,39, muy lejos de los 2,78 hijos de media obtenidos en 1975, y de los 2,1 necesarios para el reemplazo generacional según estudios científicos.

"El índice más bajo lo presenta Bizkaia con 1,31 hijos por mujer en edad fértil, mientras que Álava alcanza los 1,49 y Gipuzkoa los 1,47", ha enumerado.

AUMENTO EN LA CRISIS

No obstante, Euskadi es la única Comunidad Autónoma del Estado en la que la fecundidad ha crecido durante el período de crisis, pasando de un valor de 1,3 hijos por mujer en 2008 a otro de 1,39 en 2015. "Aun así nos queda mucho por hacer", ha reconocido Artolazabal.

A su juicio, "buena parte" de las familias vascas "tienen menos hijos de los que desearían", ya que el 72% de las personas jóvenes desearía tener dos o más hijos, pero el número es de 1,3". "En 2014 un 5,6% de los hogares vascos, casi 50.000, tenían problemas ligados a la reproducción familiar o demográfica, no teniendo los hijos o hijas deseados por escasez de recursos económicos, inseguridad laboral y/o problemas relacionados con su cuidado y atención", ha añadido.

En su opinión, otro hecho que también "ha contribuido a las bajas tasas de natalidad, como es el progresivo retraso de la maternidad, dato que viene unido al también progresivo retraso de la emancipación".

Euskadi destaca en el contexto europeo por una "tardía" edad de emancipación, en el entorno de los 30 años, y la edad media de las madres en Euskadi es de 33,4 años en 2015.

Se sitúa, así "no sólo claramente por encima de la media de la UE (30,5) sino, también, de los países con las edades medias más altas como Italia (31,7), Irlanda (31,6), Luxemburgo (31,5), o Grecia (31,3)".

"Además existe una relación directa entre el déficit de natalidad y la persistencia de las desigualdades de género, especialmente en lo que se refiere a la responsabilización en la crianza de los hijos/as, y la estructuración de los tiempos sociales", ha sostenido.

Por otro lado, ha valorado que los diferentes planes de Apoyo a las Familias y a la Infancia realizados en Euskadi han contado con acciones concretas que sitúan a Euskadi, "con diferencia", como la comunidad autónoma del Estado que "más partidas económicas destina a las ayudas para las familias". Además, ha afirmado que el IV Plan de Apoyo a las Familias y a la Infancia verá la luz la próxima primavera.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.