Prisión sin fianza para el detenido por arrojar a su exmujer desde un tercer piso delante de su hija
Prisión sin fianza para el detenido por arrojar a su exmujer desde un tercer piso delante de su hija POLICÍA

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Sagunto ha ordenado prisión provisional, comunicada sin fianza, para el detenido por empujar por la ventana a su pareja, a la que tenía prohibido acercarse, han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

Respecto a la hija de cuatro años de la pareja, el juez ha estimado la petición de la Fiscalía y también ha acordado atribuir la patria potestad en exclusiva a la madre, que ya tenía la guarda y custodia, y suspender el régimen de visitas que tenía el detenido.

El juez ha tomado esta decisión después de que la Policía haya detenido a dicho persona tras empujar anoche a su expareja desde un tercer piso en Sagunto (Valencia) en presencia de su hija menor de edad.

El magistrado imputa al hombre detenido un delito de homicidio en grado de tentativa, lesiones y quebrantamiento de condena.

Ordende alejamiento

El hombre, de 34 años, origen español y detenido en Benifaraig (Valencia), a unos 25 kilómetros del lugar del suceso, tenía en vigor una orden de alejamiento y comunicación y prohibición de entrar a la localidad de Sagunto, que quebrantó, según un comunicado de la Policía Nacional.

Los hechos ocurrieron sobre las nueve de la noche de este jueves cuando los agentes que realizaban labores de prevención fueron alertados por la Sala del 091 para que se dirigiesen a una calle de Sagunto, donde al parecer una mujer se había precipitado desde su domicilio, situado en una tercera planta.

Los agentes se dirigieron al lugar y junto a la Policía Local encontraron en un domicilio de la primera planta a una mujer. Momentos antes, cuando la mujer salía de su domicilio para pasear a sus perros, fue abordada por su expareja, que entró en la vivienda y la habría empujado desde la ventana del lavadero, que estaba abierta.

La víctima cayó desde una tercera altura en una uralita de un piso de la primera planta logrando amortiguar algo el impacto, según el relato policial.

El sospechoso huyó a la carrera por la escalera perseguido por su hija, momento en que salió de su casa una vecina, que se quedó con la niña, que afirmó que el hombre había empujado a su madre por la ventana. La víctima, que se encontraba consciente y con una herida abierta en la parte de atrás de la cabeza, fue inmovilizada por los bomberos para poder ser atendida por los servicios sanitarios y ser trasladada a un centro hospitalario. Tras montar un dispositivo los agentes de la Comisaría Local de Sagunto en menos de cinco horas localizaron y arrestaron al sospechoso en la localidad de Benifaraig.

Prohibición de acercarse

Además de la prisión provisional, se mantiene la prohibición de acercarse a Sagunto y a la víctima a menos de 500 metros, y de comunicarse con ella por cualquier medio.

Se le imputa un delito de quebrantamiento porque tiene, como medida cautelar, una orden de alejamiento en vigor desde el 28 de junio de 2017, después de que la mujer denunciara varios episodios de violencia ante el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Sagunto.

En aquella ocasión, el juez, que le imputaba un delito de malos tratos, le impuso la prohibición de residir o acercarse a Sagunto, tal y como solicitaron el fiscal y la acusación particular.

El magistrado convocó la vista en la que las partes pueden solicitar la prisión del detenido. Ni Fiscalía ni el abogado de la víctima lo solicitaron. Si las acusaciones no solicitan cárcel, el juez no puede acordarlo, por lo que quedó en libertad, han indicado fuentes del TSJCV.

En su auto del mes de junio, el juez explicaba que "en el presente caso, si bien existen indicios bastantes para estimar responsable criminalmente del delito de malos tratos en el ámbito familiar a J. L. S. S., al no haberse solicitado la prisión por ninguna de las partes, procede acordar su libertad provisional".

No obstante, además del destierro solicitado por las acusaciones, el magistrado le impuso la prohibición de acercarse a la víctima a menos de 500 metros y de comunicarse con ella por cualquier medio. También estaba obligado a comparecer periódicamente en el juzgado.

El juez acordó igualmente medidas civiles: otorgó a la madre la guarda y custodia de la hija de ambos, menor de edad, y el uso de la vivienda familiar.

Consulta aquí más noticias de València.