JJOO Corea
JJOO Corea UCLM

El equipo científico internacional está formado por varios grupos coreanos, uno suizo, otro canadiense, la NASA y la UCLM, además de por la Organización Meteorológica Mundial. Así, desde Albacete se proporcionará el pronóstico del tiempo utilizando el modelo UCLM-WRF que se ejecuta en el supercomputador Galgo del Instituto de Investigación en Informática de Albacete, según ha informado la UCLM en nota de prensa.

Por otro lado, el radar de la Facultad de Ciencias Ambientales de Toledo medirá la precipitación en tres dimensiones de manera continua. Estos datos se combinarán con los de los otros científicos para que la dirección deportiva de los Juegos pueda tomar decisiones en tiempo real durante las competiciones.

Esta colaboración es el fruto de años de trabajo de campo en Corea y de colaboración interdisciplinar entre los dos grupos de la UCLM. Durante varios años, científicos de la UCLM han estado yendo a Corea y a la NASA para organizar todo lo necesario para participar en esta campaña de medida, aportando técnicas, capacidades y equipamientos únicos. En el caso español, parte de la investigación está financiada con un proyecto de investigación de Plan Nacional liderado por el profesor Francisco José Tapiador.

Desde hace ya varias ediciones, los Juegos Olímpicos de invierno han servido para que los científicos organicen campañas de medida dedicadas a estudiar el tiempo y el clima, de manera que se aproveche con un fin científico el gran despliegue que se hace de instrumentos y de recursos para la operativa de las competiciones.

En los Juegos de 2018, el equipo internacional del que forma parte la UCLM está interesado en el estudio de la física de la nieve en terrenos muy abruptos y cercanos al mar, para la cual se utilizarán instrumentos montados en aviones y barcos; además de satélites y radares terrestres y de la red meteorológica coreana.

La información obtenida servirá para mejorar los modelos de predicción del tiempo y los de simulación del clima en todo el mundo, incluyendo los áreas que nada tienen que ver con el clima de las montañas de Corea, como es, por ejemplo, Castilla-La Mancha. Gran parte de la lluvia que se recoge en el suelo de esta región es el resultado de la fusión de la nieve que se ha formado arriba, en las nubes, por lo que conocer la física de este proceso es fundamental para abordar las consecuencias del cambio climático.

Consulta aquí más noticias de Toledo.