Un jubilado de Alicante que ha sido agraciado con 300.000 euros del Gordo del sorteo de la Lotería de Navidad ha confesado que aún no ha telefoneado a su esposa para comunicarle la noticia "por si se asusta".

José Pastor, conocido como Farina, ha explicado que había comprado veinte décimos de otros tantos números y que le ha tocado en el último que compró, la pasada semana en la administración del número 24 de la calle Mayor.

Esta mañana se ha enterado de su suerte cuando se encontraba en un bar del centro de Alicante y unos conocidos le habían dicho que le había tocado.

"Cuando me dijeron que me había tocado pensé: ahora voy yo y me lo creo", aunque minutos después sí que lo hizo cuando vio su número impreso en los monitores de televisión.

Sobre su mujer, ha manifestado que más de una hora después de ganar todavía no le ha comunicado la noticia porque no encuentra su número y porque cree "que se asustará".

Farina, que vive en el barrio de Altozano y que hasta que se jubiló regentaba una tienda de golosinas y frutos secos, no sabe aún en que gastará este dinero, ya que es la primera vez que la suerte le sonríe en un sorteo.