Artículos de carnaval, máscaras, disfraz
Artículos de carnaval, máscaras, disfraz JCCM

Así, indican que es preciso adquirir productos que, cumpliendo con las instrucciones de uso y advertencias indicadas, no impliquen un riesgo para la salud y seguridad de los consumidores.

En este sentido, indican que la compra de disfraces y accesorios debe seguir los mismos estándares de calidad y seguridad exigidos para cualquier otro producto, con independencia de que solo se usen unos días.

La Dirección General de Consumo aconseja que, en caso detectar alguna irregularidad en los productos adquiridos, los consumidores se dirijan a las oficinas de consumo donde recibirán el asesoramiento necesario.

Según señalan, los disfraces para niños se consideran juguetes; por lo tanto, tienen que cumplir los requisitos de seguridad y las normas específicas que se apliquen en función del juguete.

Asimismo, también piden que se tenga cuidado con el fuego y las fuentes de calor: los disfraces, pelucas y máscaras tienen que estar fabricados con materiales no inflamables o de baja combustibilidad.

Respecto a las máscaras, dicen que si van a utilizarse máscaras, caretas y similares debe tenerse en cuenta la edad de la persona que va a usarla. Es fundamental comprobar que los orificios (ojos, nariz, boca) tengan la adecuada apertura y tamaño para evitar riesgos de asfixia.

Además, indican que el maquillaje debe indicar la caducidad y componentes para evitar alergias y que todos los productos tienen que ir etiquetados y llevar el marcado CE (que significa que cumple con las exigencias esenciales de seguridad previstas en las normas comunitarias).

Asimismo, desde el Goveren recuerdan que hay que solicitar siempre y conservar las facturas o tiques de compra, puesto que son la garantía y pueden necesitarse en caso de reclamación.

Por otro lado, recuerdan que el establecimiento no tiene la obligación de aceptar cambios si el producto está en perfecto estado por lo que señalan que hay que informarse antes sobre la política de cambios.