El pleno de la Eurocámara aprobó el martes la creación de esta comisión especial y este jueves ha adoptado la lista de eurodiputados, compuesta por treinta representantes de todos los grupos políticos. Todavía queda dar el paso de nombrar un presidente de la misma a lo largo de este mes.

Así, la comisión de investigación estará compuesta por nueve eurodiputados del Partido Popular Europeo (PPE), ocho de Socialistas y Demócratas (S&D), tres de los grupos Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) y Alianza de Liberales y Demócratas Europeos (ALDE), dos de Izquierda Unitaria Europea (GUE), Los Verdes y Europa de la Libertad y la Democracia Directa (EFDD) y uno de Europa de las Naciones y la Libertad (ENL).

Estos eurodiputados tendrán un plazo de nueve meses para llevar a cabo su investigación, periodo tras el cual deberán presentar un informe de conclusiones y recomendaciones para corregir los fallos detectados.

En concreto, la tarea de esta comisión se centrará en evaluar el proceso de autorización de los pesticidas, detectar potenciales fallos en el procedimiento para analizar y aprobar científicamente las sustancias, examinar el papel de la Comisión Europea en la renovación de la licencia del glifosato, estudiar posibles conflictos de interés en el proceso y evaluar el papel de las agencias europeas.

La Eurocámara ha dado este paso a raíz de las dudas generadas por la renovación el pasado diciembre de la licencia del glifosato, cuyo permiso para ser comercializado en la UE se extendió hasta 2022 a pesar de las diferencias entre Estados miembros y de las protestas de varias organizaciones ecologistas.