Penélope Cruz y Javier Bardem
Javier Bardem y Penélope Cruz. ARCHIVO
Indiscutiblemente, Javier Bardem y Penélope Cruz no pueden pedir más: a los triunfos profesionales y a los grandes reconocimientos internacionales y lo que es más importante: el amor.

2007 comenzó con una noticia que hacía historia en los anales del cine español: por primera vez una actriz española era nominada a los Oscar en la categoría de Actriz Principal.

Penélope CruzPenélope Cruz ya había triunfado en enero en los Premios Goya y otra inesperada nominación en los Premios BAFTA hacían presagiar lo mejor, sin embargo Penélope, aún con su magistral papel en Volver, de su adorado Pedro Almodóvar, lo tenía difícil: debía competir con actrices veteranas como Meryl Streep y Helen Mirren, que finalmente obtuvo el preciado galardón.

No hubo suerte esta vez, pero la nominación en sí misma fue una victoria y, sin duda, su verdadero triunfo fue en la alfombra roja, con su vestido de Versace y su look a lo Audrey Hepburn, que la hicieron ser escogida como "la mejor vestida de la velada" por la revista People.

Bardem en las Américas

BardemPor su parte, Javier Bardem, el único actor español nominado al Oscar al Actor Principal (hazaña que consiguió en 2001 por Antes que anochezca), hacía las Américas con los hermanos Coen (imagen izquierda) y la adaptación cinematográfica de un clásico de García Márquez (El amor en tiempos del cólera), pronto recibiría una oferta de trabajo que no podría rechazar.

¿Qué mejor que reunir a la mejor actriz y el mejor actor español en una misma película? Aunque Bigas Luna ya lo hizo veinte años atrás en Jamón, Jamón, Woody Allen debió de pensar algo parecido y no dejó pasar la oportunidad: llamó a ambos, Penélope y Javier, para su película española: Vicky Cristina Barcelona, protagonizada por Scarlett Johanson.

El romance del año

Portada HolaY se cumplió la estadística. Para Penélope Cruz, cuyos compañeros de rodaje suelen estar abocados a convertirse en sus compañeros sentimentales (Matthew McConaughey, Tom Cruise, Nacho Cano, etc.), Javier Bardem no fue excepción: el octubre aparecían las primeras imágenes de su romance: besos y abrazos en las islas Maldivas que les convertían en la pareja del año.

La buena racha no había hecho nada más que empezar para Javier Bardem: le comenzaron a llover premios y nominaciones gracias a su papel del asesino Anton Chigurh en el filme No es país para viejos, de los hermanos Coen.

Probablemente deberá montar una estantería nueva para sus nuevos galardones otorgados a lo ancho y largo de la geografía norteamericana: la Asociación de Críticos de Cine de Dallas-Fort Worth (Texas), la Sociedad de Críticos de Cine de Fénix (Arizona), la Sociedad de Críticos de Las Vegas, el Círculo de Críticos de Nueva York y tres jugosas nominaciones: los Critics Choice, los premios del Sindicato de Actores; Guionistas de Estados Unidos (Screen Actors Guild, SAG) y los Globos de Oro, la antesala de los Oscar.

Quizás 2008 sea, aún más, su gran año.