Protesta estudiantil en el IES Bajo Guadalquivir
Protesta estudiantil en el IES Bajo Guadalquivir CEDIDA

El parlamentario popular por Sevilla Jaime Raynaud ha mostrado su preocupación "por los graves acontecimientos" vividos en dicho centro educativo, solicitando que la consejera comparezca en el Parlamento y "explique lo hechos sucedidos y qué medidas está adoptando o va a adoptar desde para restituir la normalidad".

Todo parte, según las fuentes consultadas por Europa Press, de las "continuas coacciones y vejaciones" de un grupo de alumnos del segundo curso de formación profesional básica de carpintería hacia su tutor y el equipo docente del instituto. Dicho profesional tutor de estos alumnos, de hecho, habría sufrido "miedo, angustia y ansiedad" como consecuencia del comportamiento de tal grupo de alumnos, quienes habrían llegado a "poner en riesgo la integridad" de otros estudiantes.

La situación motivó que el pasado 1 de febrero, buena parte de la plantilla de profesores celebrase una concentración de protesta, acompañada de la entrega de un escrito con destino a la directora del instituto, a la que habrían demandado ya medidas contra estos alumnos.

En su escrito, recogido por Europa Press, la mayoría de los profesores manifestaba su apoyo a este docente y solicitaba a la directora del centro que tomase medidas, dado que la situación era ya "conocida" por el equipo directivo del instituto. En concreto, se apostaba por "la suspensión del derecho de asistir a clase" de los alumnos protagonistas de tales conductas y que se valorase la posibilidad de cambiar de centro a tales estudiantes.

DENUNCIA CONTRA UN PROFESOR

A partir de ahí, y según las citadas fuentes, los padres de dos alumnos del instituto habrían denunciado a uno de los profesores más veteranos y carismáticos del centro, por presuntos "insultos y vejaciones" a los jóvenes, toda vez que buena parte de la comunidad educativa sospecharía que la dirección del instituto ha atribuido a este docente concreto el papel de promotor de las movilizaciones previamente descritas, instigando a continuación a los dos citados padres a interponer la mencionada denuncia.

Toda esta concatenación de hechos motivaba que este pasado martes buena parte de los alumnos optase por abandonar las aulas, celebrando una sonora concentración de protesta en el instituto y reclamando a gritos la dimisión de la directora, en defensa del profesor denunciado. La movilización o casi "revuelta" de los alumnos, según las citadas fuentes, habría incluido hasta desperfectos en las instalaciones.

Ya el miércoles, la actividad lectiva estuvo de nuevo marcada por las alteraciones. Y es que según las citadas fuentes, después de la pausa del recreo, un buen número de alumnos celebraba una nueva concentración en el patio del centro, reclamando nuevamente la dimisión de la directora y profiriendo gritos en el interior de las instalaciones. Después, muchos de estos estudiantes habrían decidido no regresar a las clases, muchas de las cuales fueron impartidas con un buen número de ausencias.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.