La denuncia que interpuso UGT ante la Fiscalía y ante el juzgado de guardia por las "deficiencias" que presentaba el nuevo centro de recepción de menores el día de su apertura han servido para que la Conselleria de Bienestar Social comience a dotar las instalaciones de los servicios básicos, según han explicado los responsables de la Federación de Servicios Públicos (FSP) del sindicato.

UGT espera que la Conselleria asuma las competencias que le corresponden

Los representantes sindicales se congratularon de que poco a poco "el problema se vaya subsanando" pero lamentaron que "se haya tenido que llegar a la vía judicial para encontrar una solución".

Desde FSP aseguraron que "las instalaciones presentaban deficiencias cuando éstas fueron planteadas a los distintos órganos y la actuación de la administración ha demostrado que la protección de los menores no se ha llevado a cabo de oficio, sino sólo cuando se han presentado denuncias vía Fiscalía y juzgado".

Servicios básicos

En este sentido, UGT esperó que "la Conselleria asuma a partir de ahora todas las competencias de protección que le corresponden".

El sindicato UGT apuntó que "a fecha de hoy ya funcionan todos los servicios básicos que no estaban a punto el pasado martes, cuando ingresaron tres menores en el centro, como la caldera de calefacción, la lavandería, los frigoríficos o los congeladores de cocina, al tiempo que se ha adquirido ropa para los menores".

Los representantes sindicales tienen conocimiento también de que han empezado a elaborarse los protocolos de intervención educativa con los menores, que se ha iniciado la adquisición de diverso material de intervención educativa y que se dispone de red informática.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CASTELLÓN