Pepe Morales, padre adoptivo de Maloma
Pepe Morales, padre adoptivo de Maloma EUROPA PRESS

En una nota de prensa, y tras recordar que la autoridad saharaui está denunciada formalmente por estos hechos ante el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU "por su complicidad y connivencia con estos delitos", Morales ha lamentado "la nula efectividad" del Gobierno en su negociación por la libertad de su hija y su nieta.

Asimismo, ha manifestado su malestar por la participación de representantes de todos los grupos políticos españoles en el próximo aniversario de la autoproclamación de la RASD, "donde no se respetan los derechos humanos de ciudadanas españolas y residentes en España".

"Mi hija va a cumplir 26 meses secuestrada en los campamentos saharauis de Tinduf, en Argelia, y ahora tiene a mi nieta Asma en los brazos", ha agregado Morales, quien ha incidido en que "a diario vemos cómo desde las asociaciones de solidaridad con el pueblo saharaui se desarrollan campañas de recogida de alimentos no perecederos, productos higiénicos para mujeres y bebés, leche maternizada y medicamentos que allí faltan".

Tras relatar los problemas a los que se enfrentan las mujeres embarazadas en este país, ha reclamado que "nadie se olvide de que Maloma está obligada a padecer toda esa precariedad y a hacérsela pasar también a su pequeña recién nacida".

Morales ha señalado que el Gobierno de Mariano Rajoy "trabaja en ello", si bien ha lamentado que "no tiene ningún resultado efectivo que garantice que Maloma tenga la oportunidad de expresar en libertad y en pleno ejercicio de sus derechos dónde, cómo y con quien quiere vivir".

Para este padre adoptivo, "la situación no tiene sentido. Maloma es una ciudadana española de pleno derecho y el Gobierno debería priorizar su bienestar y el de otras españolas y residentes en España que están privadas de libertad impunemente por la falta de autoridad del Frente Polisario para hacer cumplir sus propias leyes en los campamentos y la nula contundencia de la acción del Gobierno español".

Morales ha rechazado que "el Gobierno central permita que diferentes administraciones públicas de varias comunidades autónomas, entre ellas, Andalucía, estén manteniendo reuniones de alto nivel y firmando acuerdos con la no reconocida República Árabe Saharaui Democrática (RASD), otorgando un carácter diplomático al ministro de Cooperación del Frente Polisario, Bulahi Mohamed Fadel", dado que esto, a su juicio, demuestra "su doble moral ante el secuestro de mi hija".

Por eso, ha insistido en reclamar "cordura y coherencia" al Gobierno, a las fuerzas políticas españolas de España y a cuantos participan en el movimiento de solidaridad con el Sáhara, "para que se posicionen y actúen a favor de la solución del secuestro de Maloma".

"Estoy harto de promesas políticas que se incumplen. Harto de buenas palabras y de intenciones que no se convierten en hechos. La actitud del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, que lleva año y medio en el cargo, aún no ha sido capaz de recibir personalmente a las familias de las ciudadanas españolas secuestradas en los campamentos", ha zanjado.

Por todo, ha insistido en que "España debe suspender todas las formas de apoyo político, institucional y económico al Frente Polisario, a excepción de la ayuda humanitaria que gestionan las agencias de la ONU, hasta que todas las mujeres retenidas contra su voluntad en los campamentos puedan expresarse libremente y en pleno ejercicio de sus derechos en territorio español".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.