Oscar Urralburu
Oscar Urralburu, en su despacho FERNANDO MUÑOZ

Pagano exhausto: ¿Le parece bien que los trabajadores que no nos identificamos con sus postulados de extrema izquierda paguemos su mantenimiento?

Ni somos de extrema izquierda ni ultranacionalistas. Somos un sindicato asambleario y democrático. Además, nosotros no compartimos el modelo de subvenciones públicas y nos mantenemos en un 92% con las cuotas de nuestros afiliados.

Laica: ¿Sterm es sólo un sindicato de enseñanza?

El Sterm acaba de cumplir 30 años, pero también estamos presentes en la administración, en la sanidad y en el sector ferroviario.

Mises: ¿Está a favor de los cheques escolares?

No. Los cheques escolares atentan contra el principio de igualdad de los niños y niñas y al de la redistribución de la riqueza. Son como el cheque bebé de Zapatero, del que estamos en contra. Al que gane 1.000 euros le vendrá muy bien, pero el que sea rico se irá con el cheque de viaje. La educación tiene que compensar desigualdades.

Profesor: ¿Cuántos colegios concertados van a abrir en la Región de Murcia?

En los últimos años se han abierto bastantes: en Murcia (Torreagüera, La Flota, Orilla de la Vía), Alcantarilla, Cartagena, Fuente Álamo, San Pedro, Molina..., pero lo grave no es el número sino la legalidad y la necesidad de estas cesiones de suelo. Nos gustaría que se hicieran en base a una planificación educativa.

Codorniz: ¿Qué clase de legitimidad democrática tienen las elecciones sindicales donde sólo vota el 15%?

No es cierto. En las últimas de 2006 la participación estuvo cerca del 72%.

Salvador: ¿Se aplicará la cláusula de revisión salarial a los funcionarios?

Para Sterm la cláusula de revisión salarial es la primera reivindicación en materia retributiva. En nuestros estatutos hemos escrito no aceptar incrementos de los salarios que no compensen el incremento de los precios.

Afectado: ¿Qué ha pasado con el colegio concertado San Antonio de Padua?

Este proyecto fue una chapuza desde el principio y está subvencionado con recursos públicos. Creemos que los profesores pueden perder su dinero (150.000 euros). Fue cedido de manera sospechosa a una fundación que hizo quebrar a la primera empresa constructora.