Los sindicatos CCOO y UGT de Sevilla han lamentado el fallecimiento de una mujer de 46 años de edad este miércoles al quedar atrapada en una máquina de recogida de patatas mientras trabajaba en una zona de campo de la localidad sevillana de El Viso del Alcor

En este sentido, CCOO, que se personará como acción popular, recuerda que esta muerte es la segunda que se produce en la provincia de Sevilla en lo que va de año y ha advertido de que "la situación del campo sevillano es conocida desde hace años gracias a las prácticas de explotación generalizada y la pasividad de las administraciones".

De su lado, la secretaria de Comunicación, Imagen, Redes y Salud Laboral de UGT-Sevilla, María Iglesias, ha exigido "la puesta en marcha de otras políticas y mayores recursos de los distintos gobiernos con el fin de garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores y seguir avanzando en la

luchar contra la lacra de la siniestralidad que existe en la actualidad".

"Trabajar no puede ser un riesgo y el dato del año pasado que situaron a Sevilla en la primera en España tras Madrid en lo que a siniestralidad laboral se refiere no se puede repetir este año", agrega, recordando que el año pasado murieron 28 personas en el trabajo y en 2018 van dos en Sevilla.

Considera la situación "insostenible" y exige una "investigación exhaustiva" de los hechos ocurridos, así como que se revelen las causas de lo ocurrido y las responsabilidades del accidente.

En la misma línea, el secretario de Acción Sindical de CCOO de Sevilla, Carlos Aristu, recuerda que Sevilla se ha colocado como la segunda provincia española con mayor mortalidad de España y ha instado a las Administraciones a que "tomen medidas y no sigan en segundo plano, impasibles, mientras trabajadores pierden la vida en el trabajo".

"El del campo es un sector en el que campan a sus anchas intermediarios mafiosos, y propietarios que manejan subvenciones millonarias y marcan condiciones de trabajo cercanas a la esclavitud sin que nadie les ponga freno", ha denunciado Aristu, que recuerda que el cien por cien de las denuncias interpuestas por CCOO han derivado en sanciones administrativas o imputaciones penales de empresarios.

Aristu ha exigido a las organizaciones empresariales agrarias para "que dejen de avalar a quienes hacen de sus fincas ciudades sin ley, donde todo vale para incrementar beneficios". De igual forma, el responsable sindical ha instado a la delegada de la Junta andaluza en Sevilla, María Esther Gil Marín, a "tomarse en serio la situación del campo sevillano y articular dispositivos políticos útiles para erradicar una explotación laboral que cuesta vidas".

Asimismo, Rubén Tirado, secretario de Salud Laboral de UGT- FICA Sevilla, añade que, de las 28 muertes en el trabajo que se produjeron en la provincia de Sevilla en 2017, cuatro se produjeron en el sector agrario, algo para UGT "inasumible" y pide "más vigilancia en materia de salud laboral, más inspecciones de trabajo, mayor cumplimiento de la legislación en la materia".

Por su parte, el secretario sectorial del Campo de UGT- FICA Sevilla, Manuel Coronel, se ha desplazado hasta el lugar del suceso, anunciando la denuncia que llevará el sindicato ante la inspección de trabajo a fin de que se esclarezcan las circunstancias lamentables que han acabado con la vida de la trabajadora durante su jornada laboral.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.