Los bomberos del Aljarafe en una actuación.
Los bomberos del Aljarafe en una actuación. ARCHIVO

Todo se encuadra en el acuerdo alcanzado en febrero de 2017 entre la Mancomunidad del Aljarafe y la plantilla de su servicio de bomberos, para crear 19 plazas a lo largo de tres años y que el número de efectivos creciese de 47 a 66.

Con aquel acuerdo, recordémoslo, acababa la huelga de celo protagonizada desde hacía meses por la plantilla, en demanda de una ampliación de efectivos acorde al crecimiento de la población de la comarca y por ende de su carga de trabajo.

Mediante el citado acuerdo, en cualquier caso, la plantilla pasaría a estar integrada por 66 efectivos, toda vez que en 2007 el planteamiento era ya llegar a 65 bomberos dada la población asentada entonces en el Aljarafe.

Para crear las nuevas plazas, fue acordado un desembolso de unos 900.000 euros procedentes de los ayuntamientos de Mairena del Aljarafe, San Juan de Aznalfarache, Tomares, Camas, Coria del Río y Bormujos, todos ellos adheridos a la Mancomunidad y con competencia directa en materia de extinción de incendios, y de la Diputación en representación de los municipios menores de 20.000 habitantes y por ende carentes de dicha competencia.

NO ES TAN FÁCIL

Pero aunque la Mancomunidad comenzó a tramitar la creación de las nueve primeras nuevas plazas del total de 19 comprometidas, tal extremo quedó congelado al no contar con autorización expresa de la Subdelegación del Gobierno. Y es que los vigentes presupuestos generales del Estado (PGE) mantienen las restricciones impuestas en materia de incorporación de nuevo personal a las administraciones.

Dicha situación derivó en múltiples demandas y gestiones de la Mancomunidad y la plantilla de bomberos ante la Delegación del Gobierno central en Andalucía, dirigida por Antonio Sanz, al objeto de buscar una salida que permitiese promover las nueve primeras plazas.

No obstante, y tras no pocos contactos y tensiones, las citadas gestiones no prosperaron, si bien la Mancomunidad del Aljarafe ha seguido adelante con su iniciativa. Y es que el proyecto presupuestario de la Mancomunidad para 2018, aprobado inicialmente en el pleno de dicho organismo, publicado en el BOP y recogido por Europa Press, recoge como "vacantes" cinco plazas de cabos bomberos, dos de bomberos rasos y una de jefe del servicio de extinción de incendios.

SI NO HAY RECURSO

Tales plazas, según ha precisado a Europa Press el presidente de la Mancomunidad y alcalde de Sanlúcar la Mayor, Raúl Castilla, responden a los puestos comprometidos por la plantilla, y si en un plazo de dos meses no median reclamaciones o recursos contra el documento de aprobación inicial del nuevo presupuesto y el mismo se torna definitivo, será posible promover la correspondiente oferta de empleo público.

No obstante, fuentes de la propia plantilla han indicado que ya habría trascendido la pretensión de la Subdelegación del Gobierno de recurrir tales plazas, bajo la premisa de que la tasa máxima de reposición de efectivos estipulada en los PGE sólo permitiría promover un único puesto. Al respecto, los bomberos interpretan este intento como una maniobra de la Mancomunidad para conservar al menos el dinero aportado para las mencionadas plazas de nueva creación.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.