Chalé de Pioz
Chalé de Pioz EUROPA PRESS

En enero del pasado año, la Audiencia Provincial de Guadalajara acordó aceptar "parcialmente" un recurso presentado por el Ministerio Fiscal en relación al caso, a fin de que el Juzgado número 1 de Guadalajara que lleva el caso incorporase nuevas pruebas a las diligencias de investigación abiertas.

En el auto de este miércoles, del que ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM), el juez instructor explica que el 3 de enero de 2017 consideró finalizada la instrucción de la causa, pero esta fue objeto de recurso por la fiscalía, estimándose parcialmente el recurso en lo relativo a la entrega de efectos del investigado por las autoridades brasileñas.

Sin embargo, la resolución del juez instructor recoge que la entrega de efectos y pruebas periciales sobre los mismos "se han demorado por más de un año, sin nuevos resultados concluyentes o de especial relevancia". En concreto, se trataba de efectos que, en su día, cuando el presunto autor del crimen escapó a Brasil tras presuntamente cometer estos hechos, le incautó la Policía de su país.

A partir de ahora, las acusaciones podrán solicitar nuevas diligencias o apertura de juicio oral contra el investigado y la continuación de las actuaciones, en su caso, hasta el enjuiciamiento.

Fuentes judiciales han señalado a Europa Press que la instrucción, una vez superada esta fase, está "muy avanzada", por lo que ahora quedaría que las partes -acusaciones, fiscalía y defensa- presenten sus escritos ante el juzgado de instrucción.

Los hechos ocurrieron el pasado 18 de septiembre de 2016 cuando aparecieron cuatro cadáveres pertenecientes a una misma familia -dos adultos -una pareja brasileña- y dos niños de 1 y 4 años- en un chalé de una urbanización de Pioz. La investigación de la Guardia Civil llevó hasta un sobrino del padre de la familia, Patrick Nogueira, que huyó de España a Brasil a los tres días de hallarse los cadáveres, un día antes de que se expidiera la orden internacional de arresto.

Nogueira -con antecedentes en su país de origen- se entregó el 19 de octubre en Brasil y desde ahí viajó a España para ser juzgado por dos delitos de homicidio y dos de asesinato. El 21 de octubre, en el juzgado de Guadalajara, reconoció parcialmente los hechos. En comisaría admitió que planeó el crimen.