Varios operarios limpian los borregos.
El trabajo en el matadero fue intenso. PATRICIA CHASCO
Los ceutíes de confesión musulmana han vivido hoy la festividad más importante del año con el sacrificio del borrego. Más de 4.000 animales han muerto hoy mirando a la Meca, en su mayoría siguiendo las normas sanitarias que obligan, entre otras cosas, a que el sacrificio se lleve a cabo en los lugares habilitados para ello.

Varias carpas equipadas con los correspondientes contenedores para los desperdicios, fuentes de agua y bolsas de recogida de residuos, han sido el escenario en el que comenzaba a primera hora de la mañana el Aid El-Kebir.

"Mis hijos llevaban días nerviosos esperando el momento del sacrificio"

Mohamed ha acudido a la carpa de su barriada junto con sus tres hijos que, según explica, "llevaban días nerviosos esperando el momento del sacrificio". Ninguno de los tres pequeños ha perdido detalle del acontecimiento y como ellos, otros niños que deambulaban por el lugar con la sonrisa permanente en sus rostros.

Los trabajadores de las consejerías de Medio Ambiente y Sanidad se han empleado a fondo durante toda la jornada y las responsables de las mismas han acudido a comprobar que todo se desarrollaba dentro de lo previsto.

CONSULTE AQUÍ NOTICIAS DE CEUTA