El Parlamento de Galicia, con los votos a favor del PPdeG y el rechazo de la oposición, ha trasladado su apoyo al mantenimiento de la prisión permanente revisable incorporada al ordenamiento jurídico español en 2015 y ha instado a los diferentes grupos parlamentarios con representación en el Congreso a que "reconsideren" su postura sobre esta figura penal.

Esta iniciativa, propuesta por los populares, solo ha contado con el apoyo del grupo mayoritario ya que En Marea, PSdeG y BNG han mostrado su rechazo y han coincidido al acusar al Partido Popular de "utilizar el sufrimiento de las víctimas" como "arma política".

La encargada de defender la iniciativa en el pleno de la Cámara gallega ha sido la parlamentaria del PPdeG Paula Prado, quien ha destacado que "ocho de cada diez" españoles apoyan el mantenimiento de esta medida, para la cual familias de víctimas pusieron en marcha una petición de apoyos que cuenta ya con más de dos millones de firmas.

"Hoy les pido que escuchen a la ciudadanía, votantes de todos los colores políticos piden que se mantenga esta pena", ha asegurado Paula Prado, que ha incidido en que esta figura "está orientada a la inserción social de los delincuentes".

Así, tras asegurar que la prisión permanente se incluye en "ordenamientos jurídicos de otros países de Europa para supuestos de especial gravedad", ha subrayado que está creada para "proteger a los ciudadanos de personas que han cometido delitos gravísimos". "Vamos a seguir defendiendo nuestros principios y escuchando una demanda de la sociedad", ha apuntado.

RECHAZO DE LA OPOSICIÓN

La iniciativa propuesta por los populares ha contado con el rechazo de todos los grupos de la oposición que han acusado al PP de hacer "populismo punitivo" y "utilizar el sufrimiento de las familias".

Y es que, detrás de la petición que busca apoyos en Internet para mantener esta figura penal están padres de víctimas como Diana Quer, las dos menores asesinadas por su padre en Moraña (David Ouvel, el primer condenado con esta figura en España) o los padres de Mari Luz Cortés y Marta del Castillo.

Al respecto, el portavoz de En Marea, el magistrado en excedencia Luís Villares, ha considerado que la "única finalidad" de la iniciativa medida propuesta por el PP es "jugar con el dolor de las víctimas en la búsqueda del beneficio propio".

Además, ha asegurado que en España la "función represiva está perfectamente cubierta" con penas máximas de hasta 40 años y ha advertido de que la prisión permanente revisable "provoca una pérdida absoluta del horizonte vital de libertad" en los reos.

En esa línea, la diputada socialista Patricia Vilán ha argumentado que esta pena es "absolutamente innecesaria" y responde más al "derecho penal del siglo XIX que al del siglo XXI".

Tras ello, ha mostrado su "absoluta repulsa hacia quien, sin ningún pudor, pretende convertir el sufrimiento de las víctimas en una arma política arrojadiza".

Por su parte, la parlamentaria del Bloque Olalla Rodil también ha rechazado la "instrumentalización" que, en su opinión, "el Partido Popular hace de un estado de opinión enormemente marcado por los crímenes".

El debate de esta medida, que se celebra cuatro días después de que el pasado sábado Juan Carlos Quer, padre de Diana, y Juan José Cortes, padre de Mari Luz, ofreciesen una rueda de prensa en Santiago en apoyo de esta medida, se paró durante unos minutos cuando la oposición protestó por el hecho de que Paula Prado acusase al BNG de estar "del lado de los verdugos" por el hecho de que una de sus diputadas publicase una foto con Otegui.

La afirmación fue finalmente retirada del diario de sesiones tras la petición del presidente de la Cámara, Miguel Santalices, que llegó a llamar al orden tanto a Paula Prado como a la portavoz nacional del Bloque, Ana Pontón.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.