Los padres deben reforzar la relación profesor/alumno
Una clase en una escuela. ISTOCK

El Departamento de Enseñanza de la Generalitat convocará de 2019 a 2023 un mínimo de 15.658 plazas de oposición de docentes, con el objetivo de reducir la tasa de interinidad al 8% –ahora es de un 32%–, después de unos años de limitaciones por parte del Estado a la hora de reponer funcionarios fijos.  

A estas plazas, que dependen de la ley de presupuestos estatal y están planificadas en base a un acuerdo de gobierno del ejecutivo catalán de octubre, se les tienen que sumar las que se generen por las bajas que se irán dando en los próximos años, sobre todo por jubilaciones. Por este motivo, fuentes del Departamento han apuntado este miércoles que se espera que cada curso se puedan convocar entre 4.000 y 5.000 plazas.

Desde Enseñanza también han explicado que las oposiciones, cuyo formato se está discutiendo con los sindicatos en la Mesa de la función pública,  se planificarán para poder dar dos oportunidades a los candidatos. Han señalado, asimismo, que todo apunta a que las próximas pruebas serán para docentes de la etapa de Infantil y Primaria.

Está previsto que la parte teórica del examen valga un 30%, que la práctica, con carácter eliminatorio, cuente un 70%, y que los méritos solo se tengan en cuenta si se supera la prueba.

Desde el Departamento esperan que con la reducción de la tasa de interinidad que supondrá la convocatoria de estas plazas, y con la consiguiente disminución de la inestabilidad de los profesionales, se puedan consolidar equipos docentes comprometidos con el proyecto educativo concreto de cada centro.  

Este curso, Enseñanza ofrece 2.000 plazas, sobre todo de Secundaria, pero también de determinadas especialidades de Primaria y Artes Plásticas. Las pruebas serán a mediados de abril y por el momento ya hay 20.000 aspirantes. La lista definitiva de admitidos y excluidos se publicará en marzo.

Críticas sindicales

El portavoz del sindicato de profesores Ustec·Stes, Ramón Font, se ha quejado a 20minutos de que la convocatoria prevista puede suponer "un ERE encubierto", pues personas sin experiencia pueden sustituir a docentes interinos con antiguedad que "salen más caros porque cobran de 400 a 500 euros mensuales más que un funcionario que acaba de entrar".

Por ello, ha reclamado un sistema de acceso "diferenciado para el personal interino". "No puede ser que los méritos empiecen a contar solo si has aprobado", ha denunciado.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.