Ordenan su demolición por motivos de insalubridad
Ordenan su demolición por motivos de insalubridad

La Gerencia Municipal de Urbanismo ordena la demolición de dos fincas declaradas en estado de ruina física inminente por motivos de seguridad y salubridad en las barriadas rurales de Pinosolete y Geraldino. Se trata de un derribo que los vecinos venían denunciando al Ayuntamiento desde hace varios años, ya que afectaba directamente a su seguridad.

Los inmuebles deshabitados están situados concretamente en la Hijuela de Pinosolete y han sido objeto de numerosas denuncias vecinales y policiales. Se trata de las fincas Villa Flor y Villa Carla, dos antiguas casas solariegas cuya construcción data de principios y mediados del siglo pasado, y que en la actualidad se encontraban en un evidente estado de abandono por parte de sus propietarios; lo que ha obligado en primer lugar a la GMU a declarar su estado de ruina física inminente y posteriormente a ordenar su demolición total.

Los inmuebles eran utilizados por indigentes para pernoctar y consumir estupefacientes

En este sentido han sido los propios propietarios de los inmuebles deshabitados, situados entre las barriadas rurales de Pinosolete y Geraldino junto a la Finca El Tomate, los que han acometido de forma voluntaria el derribo de los mismos.

La actuación se ha realizado principalmente por motivos de seguridad y salubridad, y da respuesta a las insistentes demandas vecinales sobre el mal estado de las fincas que se han venido notificando al Ayuntamiento durante los últimos años dado que los inmuebles venían siendo utilizados de forma sistemática por indigentes para pernoctar y para consumo de sustancias estupefacientes, tal y como consta en numerosas denuncias efectuadas por parte de la Policía Local.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE JEREZ