El pian, una enfermedad tropical infecciosa de la piel, huesos y articulaciones que se transmite de piel a piel, es para muchos desconocida. Aun así, 14 países en el mundo son altamente endémicos, 89 millones de personas están en riesgo y cada año se detectan 100.000 casos nuevos. Los países más afectados son los del oeste de África (Ghana, Togo, Costa di Bori...), y las islas de Pacífico, siendo Papúa Nueva Guinea el país más afectado de la zona.

El proceso de esta enfermedad consiste en la aparición de una llaga de color amarillo, en la que la bacteria se va extendiendo y comiendo la carne. Esta marca acaba convirtiéndose en una úlcera que puede llegar a ir hasta los huesos, deformandolos.

Oriol Mitjà, un joven doctor catalán especializado en enfermedades infecciosas, dedica actualmente su vida al diagnóstico y tratamiento del pian, focalizándose en Papúa Nueva Guinea. Mitjà, que llegó a la isla en 2010 ha conseguido hacer pasos de gigante. En 2012, con el objetivo de curar los niños de 5 a 15 años de Papua de la enfermedad del pian, consiguió suministrar una dosis de azitromicina, pensando que seria suficiente para curarla.

El objetivo de Mitjà és erradicar la enfermedad en 2020 mediante la distribución masiva de antibiótico. Aún así, el estudio liderado por este doctor, publicado en The Lancet, ha llegado a la conclusión de que la erradicación del pian requiere de la administración de entre 2 y 3 dosis de antibiótico a cada persona en intervalos de 6 a 12 meses. El estudio presenta resultados 42 meses después de una campaña de administración de esta pastilla en la isla de Lihir (Papua Nueva Guinea) en la que se consiguió dar una dosis de azitromicina al 84% de la población.

Oriol Mitjà cuenta que "inicialmente había un 8% de los niños que tenía ulceras y hubo un descenso del -1%. Pero después de haber hecho un seguimiento de 4 años hemos visto que no somos capaces de llegar al nivel zero y nos mantenemos al 0,1 debido a que en el momento que hicimos el tratamiento, faltaban habitantes que por lo tanto no fuero tratados". Mitjà ha lamentado que ante esta situación, "todo el mundo pasaba a ser susceptible".

Ante esta situación, ha contado que uno de los problemas básicos es la cobertura: "si hubiésemos logrado un 100% de la cobertura hubieran desaparecido todos los casos pero como vemos imposible cubrir el 100%, contamos que el máximo de población a la que asistiremos será el 80%, haciendo tres rondas seguidas de tratamiento masivo para eliminar la enfermedad de la población".

El médico alerta a la sociedad, destacando la crítica situación en la que se encuentran ciertas zonas del planeta y a la vez quiere dar a conocer que del coste total que supone tirar adelante este proyecto (400.000 euros), les falta 1/3, y por lo tanto invita a que las distintas fuentes colaboren en este necesario proyecto.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.