Enfermedad mental.
Las enfermedades mentales a menudo son infradiagnosticadas. GTRES

El Departament de Salut desplegará este año un programa pionero en Cataluña para identificar y tratar de forma precoz en adolescentes y jóvenes la manifestación del Trastorno Psicótico Incipiente (TPI), que se puede manifestar por primera vez en la edad juvenil y que puede desencadenar enfermedades mentales graves, como la esquizofrenia.

El programa se llevará a cabo con tres objetivos generales: disminuir la incidencia de trastornos psicóticos, reducir el daño que causan en los afectados y mejorar su pronóstico.

Los trastornos psicóticos se inician aproximadamente a los 15 años y afectan al desarrollo de los jóvenes, impactando negativamente en su ámbito familiar, social, laboral y escolar.

La psicosis incipiente tiene una incidencia anual de 15 a 25 casos por 100.000 habitantes aunque esta cifra varia en función de los diferentes tipos, como la esquizofrenia, los trastornos esquizoafectivos, trastornos delirantes y trastornos afectivos (depresión y trastornos bipolares).

La atención a personas con TPI en Cataluña requiere un trabajo integral y la colaboración del conjunto de dispositivos asistenciales de salud mental, de los servicios sanitarios generales, sociales, educativos y comunitarios, con un enfoque territorial, transversal y comunitario.

En este sentido, el modelo definido en Cataluña supone una transformación de los mecanismos de relación e integración entre los servicios hacia un modelo basado en la cooperación, y la articulación de alianzas entre proveedores del territorio.

Este programa de atención específica al TPI pivotará sobre equipos multidisciplinarios de alcance territorial formados por psiquiatras, psicólogos, enfermeras y trabajadores sociales, profesionales de los centros de salud mental de adultos (CVSMA), de los centros de salud mental infantil y juvenil (CSMIJ) y de los centros de atención y seguimiento a las drogodependencias (CAS).

Este equipo también contará con el servicio de gestión de casos (PSI) del territorio y con la colaboración de los servicios de rehabilitación comunitaria para aquellas intervenciones rehabilitadoras y de inserción laboral o social.

El programa va dirigido a adolescentes y jóvenes de entre 14 y 35 años que presentan estados mentales con riesgo de desarrollar un trastorno psicótico, primeros episodios psicóticos o que se encuentran en el periodo crítico de recuperación, que es de cinco años posteriores a un primer episodio.

Todos ellos son objeto de un seguimiento exhaustivo e individualizado y de un tratamiento de tipo psicológico, psicosocial y de atención familiar, combinado con uno farmacológico en caso de que sea necesario.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.