Armengol junto a autoridades ibicencas
Armengol junto a autoridades ibicencas CAIB

"Lo importante es que por primera vez en muchos años se harán oposiciones, se han cerrado acuerdos con el personal sanitario para más contrataciones, pasando de la legislatura de los despidos a la de las contrataciones, y se han hecho acuerdos entorno a la carrera profesional", ha explicado en Ibiza este miércoles.

"Estos planteamientos son los que estamos demostrando con nuestra gestión y política sanitaria en Baleares. Lo que pido es que haya comprensión hacia esto y hacia la estabilización de plantillas", ha explicado Armengol en relación a la convocatoria de movilizaciones por parte de los sanitarios rechazando el decreto del catalán.

Armengol ha afirmado que el Ejecutivo "tiene una política muy clara, que es la mejora de la sanidad pública y la asistencia sanitaria para los ciudadanos y no sólo son palabras sino hechos, porque se han reducido mucho las listas de espera ya que hemos puesto más presupuesto".

"Veníamos de una legislatura en la que se había despedido a 1.400 profesionales sanitarios", ha añadido, recordando que el actual Govern ha contratado ya a más de 900.

En cuanto a infraestructuras sanitarias, ha destacado el "esfuerzo" realizado esta legislatura, recordando que está prevista la reforma de Can Misses y el nuevo centro de salud. "Queremos garantizar la mejor asistencia sanitaria, objetivo principal del Govern, queremos los mejores profesionales y estabilizar las plantillas. Sólo cuando gobierna la izquierda en Baleares se convocan oposiciones públicas y se realizan planteamientos de estabilización de las plantillas, en este caso sanitarias", ha dicho Armengol, quien ha recordado también que se convocarán 5.000 plazas que permitirán "garantizar la estabilidad" de estas plantillas sanitarias.

"Somos conscientes de que la primera propuesta en la que trabajamos no tuvo el consenso suficiente y seguimos trabajando esta semana. Debo decir que este planteamiento que hacemos de cómo acceder a la función pública recoge muchas de las peticiones formuladas por los sindicatos en estos meses, que creo es bastante evidente. Todos se podrán presentar a los exámenes, habrá tiempo para acreditar los niveles de la lengua y será un nivel muy asequible para poder garantizar la estabilidad en el sistema sanitario. Hablamos de cosas muy razonables y muy equilibradas", ha afirmado.