Gráfico del índice de sequía de Baleares en febrero de 2018
Gráfico del índice de sequía de Baleares en febrero de 2018 CAIB

Según ha informado este miércoles la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, de acuerdo con el nuevo Plan de Sequía, se considera que se sale del escenario de prealerta cuando la unidad de demanda mantiene valores superiores al umbral de prealerta durante tres meses consecutivos.

Según esto, en Formentera, a pesar de que sus valores en enero son inferiores a 0'5, no hay cambio de escenario, ya que sólo pasará de normalidad a prealerta si durante tres meses consecutivos presenta valores inferiores al umbral de normalidad.

ASCENSO GENERALIZADO

Según los valores del índice de sequía del mes de enero, el ascenso ha sido generalizado en casi todas las diez unidades de demanda, a pesar de que sólo lo es de manera significativa en la de Artà y la de Tramuntana Sur. Las únicas unidades de demanda donde el índice ha mostrado un cierto retroceso son las de Ibiza y Formentera. Estos indicadores se calculan cada mes con los niveles de los acuíferos, los volúmenes almacenados a los embalses y los volúmenes captados a las fuentes.

Así, de acuerdo con los cálculos, la media de las reservas hídricas de enero para todas las Islas ha aumentado un 1 por ciento, y se ha situado al 59 por ciento se incrementan un 1% en Mallorca y un 3% en Menorca y se sitúan, en el 59% y el 64%, respectivamente. En Ibiza, han bajado un 2% y en Formentera lo han hecho un 6%, de forma que se sitúan al 53% y 40%, respectivamente.

En cuanto a precipitaciones, de acuerdo con los datos de Aemet, enero ha sido un mes muy húmedo en Menorca, normal en Mallorca y húmedo en las Pitiusas. No obstante, la precipitación acumulada el último año muestra un déficit de lluvia en todas las islas, del 45% en las Pitiusas, del 17% en Menorca y del 15% en Mallorca.

Este índice de sequía se calcula por zonas o unidades de demanda delimitadas en función de los acuíferos y las infraestructuras de gestión existentes desde el pasadodiciembre, cuando entró en vigor el Plan de Sequía de Baleares. Hasta ese momento se utilizaban las unidades de demanda y el índice de sequía delimitados con criterios administrativos, según se recoge en el Plan Hidrológico de Baleares.

Con el nuevo Plan de Sequía las unidades de demanda se han delimitado con criterios hidrogeológicos y se han mejorado los indicadores utilizados para el cálculo del índice de sequía, de manera que se ha pasado a tomar medidas en 90 puntos de control frente a los 45 utilizados hasta ahora. Además, se ha previsto una unidad de demanda en Formentera, que antes formaba parte de la misma unidad que Ibiza. Con todo ello, hay más indicadores y más unidades de demanda, lo que permite localizar con más precisión las zonas en situación de sequía.

PLAN DE GESTIÓN DE SEQUÍAS

El Plan de Sequía establece las actuaciones que tienen que llevar a cabo los diferentes actores implicados en función del valor del índice de sequía, con el objetivo de minimizar los efectos sobre la población. A pesar de que la elaboración de los planes de sequía se prevé en la normativa desde el año 2001 y que las situaciones de sequía son habituales al clima mediterráneo, es la primera vez que la comunidad autónoma dispone de un plan de gestión de sequías.